Novedades

La Cámara de Mar del Plata postergó una definición sobre el juez de la causa por espionaje y Mauricio Macri declarará este miércoles en Dolores

El tribunal citó al ex presidente el 12 de noviembre, para que argumente por qué busca correr a Martín Bava del caso por el presunto espionaje a familiares de víctimas del ARA San Juan

Este miércoles, el juez Martín Bava indagará a Mauricio Macri en el expediente en el que está imputado por presunto espionaje ilegal a los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan. Pero, a su vez, el ex presidente pidió correr al magistrado del caso por «temor de parcialidad» y «prejuzgamiento». La Cámara de Apelaciones de Mar del Plata, que debe resolver sobre ese pedido de Macri, dijo este martes que se pronunciará al respecto después del 12 de noviembre, último día hábil antes de las elecciones. Los camaristas, además, exigieron que el juez Bava les envíe la filmación de la fallida cita de la semana pasada, finalmente suspendida porque el juzgado no había tramitado la dispensa para que Macri revelara secretos.

La discusión está planteada: Macri sostiene que Bava no debe continuar frente al caso. El magistrado firmó una resolución este lunes sosteniendo que no dejará de intervenir en el expediente. Por eso, la palabra final la tendrá la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata.

Cuando el juez subrogante de Dolores rechazó  la segunda recusación que le presentó la defensa del expresidente, a cargo de Pablo Lanusse, dijo que «no ha habido ni hay animosidad alguna en contra del imputado Mauricio Macri» y argumentó que «sólo se ha producido la prueba requerida por las partes».

Lanusse sostuvo que el juez demostró ser parcial por no haber pedido que levantaran el secreto de inteligencia antes de citar a Macri la semana pasada. El jueves pasado, luego de que se frustrara la declaración de Macri por ese motivo, el presidente Alberto Fernández publicó el decreto que relevó a Macri de su obligación de mantener en secreto los asuntos de inteligencia.

Con una mirada contraria, Bava indicó que «no se desprenden razones sensatas para considerar un temor de parcialidad por parte del suscripto». «Nunca las discrepancias con las decisiones de un magistrado a cargo de una investigación, propias de las reglas y el sentido de un proceso penal, pueden conllevar a su apartamiento, so riesgo de afectar seriamente el buen funcionamiento del servicio de justicia y la garantía del juez natural”, dijo.

Para la defensa de Macri, el juez dejó de manifiesto «una vez más, su parcialidad» y se centró en «el error del juzgado» del jueves pasado cuando se suspendió la audiencia por no contar con el relevamiento de inteligencia requerido en estos casos, «algo que el juez sabía y durante 22 días no hizo nada», señalaron desde el entorno del ex presidente.

Más específicamente, el abogado habló de “un hecho bochorno de tal naturaleza vergonzante y de falta de respeto no solo hacia el Sr. Mauricio Macri y esta defensa, sino hacia toda la sociedad que se vio consternada de su proceder, destruyendo su credibilidad como Magistrado de la Constitución Nacional reforzando nuestro temor fundado de parcialidad, todo lo cual aconseja y hace necesario el apartamiento del Sr. Juez subrogante Dr. Martín Bava no recuerdo”.

A horas de la nueva audiencia fijada para Macri, la Cámara de Mar del Plata firmó una breve resolución, a la que accedió Clarín, donde sostuvo: «Teniendo en cuenta en informe presentado en los términos del art. 61 del CPPN por el Magistrado recusado; las razones motivantes de la recusación efectuada en autos, así como también los aspectos fácticos y jurídicos que instituyen el libelo que dieran origen al presente legajo, se habrá de considerar que deviene necesario el desarrollo de la audiencia fijándose la misma para el día viernes 12/11/2021 a las 12:30 horas».

Los camaristas pidieron al juzgado de Dolores que les envíe la filmación de la fallida audiencia del jueves pasado. Fuentes judiciales indicaron a Clarín que allí quedó registrada la admisión de Bava respecto del «error del juzgado» por haber iniciado la indagatoria sin tener el relevamiento del secreto de inteligencia para Macri, que luego fue otorgado por Alberto Fernández.

Después de esa audiencia la Cámara de Apelaciones tendrá cinco días hábiles para resolver si Bava debe continuar o no frente al expediente radicado en el juzgado de Dolores. Ese plazo como ocurre en casos donde no hay personas privadas de la libertad, son ordenatorios, pueden extender un poco más.

Cuando se fundamentó la recusación de Bava, la defensa indicó que se apartó” de los criterios establecidos por el tribunal de Alzada, consideró el abogado, y punteó una serie de advertencias que habían sido formuladas, como por ejemplo el apartado que lo instaba al magistrado a «no olvidar que los Magistrados judiciales deben actuar con el recato y la mesura pertinente que las circunstancias particulares aconsejen«.

Recordó otro aspecto indicado por la Cámara de Apelaciones cuando lo confirmó frente a la primera recusación: «Es entonces necesario que su proceder plasmado en el expediente judicial no contribuya a alentar ninguna clase de suspicacia que pueda estar teñida de supuestos no claramente expresados».

Clarin
compartir