Novedades

La corporación se enojó: Enérgico repudio al «vil» tractorazo contra los abogados laboralistas de Chajarí

Productores citrícolas sacan sus tractores a la calle para enfrentar a la “industria” del juicio laboral.

Por medio de un comunicado enviado a Cadena Entrerriana expresan que :«Atento al acto vil de tractorazo contra colegas laboralistas de la ciudad de Chajarí por parte de algunos productores citrícolas de la zona repudiamos estos actos que atentan al libre ejercicio de la abogacía y de la Justicia como instrumento de la democracia»

El Instituto de Derecho del Trabajo de Entre Ríos manifiesta su enérgico rechazo al comunicado y a las declaraciones realizadas por algunos productores denominados citrícolas autoconvocados, del departamento Federación en el que se denuncia -otra vez- la existencia de una “Industria de Juicio laboral” y “Juicios laborales inventados”, en la que tendrían participación, en connivencia, abogados y trabajadores.

Que dichas declaraciones agravian al conjunto de la abogacía y, en lo concerniente a  nuestro Instituto, al colectivo de los abogados laboralistas defensores de trabajadores, sujetos de preferente tutela constitucional.

Que la actividad que agrupa a los autoconvocados es una de las que mayor tasa de informalidad registra en materia de contratación laboral (situación reconocida en medios de comunicación por las propias autoridades de las asociaciones que los representan), y lo que tanto o más grave, mayor tasa de siniestralidad laboral, por lo que resultan inaceptables el despliegue de métodos infaustos que sólo tienen por finalidad ocultar esta informalidad que campea en su sector.
Que lo expuesto en cuánto al nivel de informalidad resulta de las estadísticas oficiales, al punto que, de existir una inspección del trabajo como aconteció hasta el año 2015, se podría
advertir fácilmente los niveles de marginalidad, informalidad y siniestralidad en el sector.-

Que los trabajadores son, en los términos de la Constitución Nacional, sujetos de preferente tutela constitucional, y la defensa de sus derechos por parte de los abogados laboralistas es una dimensión fundamental del Estado Social de Derecho.

Que el ataque a los abogados laboralistas no es nuevo, por el contrario, siempre fue intentado por todos los sectores del poder empresario como una forma de recortar sus Derechos Humanos Fundamentales.

Cada vez que se pretenden recortar derechos a los trabajadores, se recurre como forma indirecta al ataque a los abogados laboralistas, o a los jueces y la justicia del trabajo, como ha ocurrido en el pasado reciente.

Que, en caso de verificarse fraudes en los reclamos efectuados se deben realizar las denuncias respectivas ante las autoridades respectivas, y evitar el escarnio público y la exposición mediática que lejos de contribuir a afianzar la paz social, inflama los ánimos de la sociedad que habitamos.

Que, una vez más asistimos absortos a un nuevo ataque a nuestra profesión que reedita embates anteriores efectuados por sectores políticos y/o actores de la producción e industria que imputan a los abogados el crecimiento de los juicios laborales, sin reparar que el
aumento de la litigiosidad obedece a diversos factores que responden, entre otras cuestiones, al fraude a la ley laboral, la falta de políticas de prevención en materia de salud y seguridad y el
incumplimiento de las obligaciones los deberes del empleador.

Que una vez más decimos enfáticamente, no existe industria del juicio, existe industria del incumplimiento de las obligaciones por parte de los empresarios que es la única causa de la denominada litigiosidad.

Que asimismo queremos expresar el apoyo a los colegas injustamente agraviados por el abogado Labriola de la ciudad de Chajarí, quien ha vertido en medios de comunicación
expresiones inaceptables por injuriosas a los mismos, al paso que insta al Colegio de la Abogacía de Entre Ríos que se arbitren los resortes institucionales para investigar y sancionar en forma condigna la conducta del colega ante probable violaciones a la Resolución CDCAER 1277/76 que rige la actividad profesional.-

compartir