Novedades

La diputada Granata dijo que si la expulsan hablará sobre “las amantes y los chanchurrios” de los políticos

Tras el pedido para expulsarla como diputada de Santa Fe, Amalia Granata reaccionó con dureza y subió este sábado el tono de sus declaraciones. “No me busquen, porque voy a empezar a hablar de sus amantes y chanchurrios”, lanzó. La referente había quedó en medio de una fuerte controversia por sus dichos luego del atentado contra Cristina Kirchner.

Granata, diputada del bloque “Somos Vida Unión Federal”, se despachó contra la solicitud del Bloque Justicialista presentada el viernes en la Legislatura provincial. La referente celeste había calificado el ataque a la vicepresidenta como una “pantomima armada” y desató el rechazo del kirchnerismo que la consideró “una vergüenza y una generadora de odio serial”.

La mediática, sin embargo, minimizó el pedido del kirchnerismo en su contra. “No tienen los votos para echarme”, manifestó este sábado en declaraciones a Radio Mitre. El Frente de Todos cuenta con siete bancas en un cuerpo de 50 y requiere de dos tercios para que avance su iniciativa.

Granata dirigió sus cuestionamientos en particular a Leandro Busatto, el presidente de la bancada del Bloque Justicialista, que motorizó el proyecto en su contra, pero también a otros espacios que se plegaron a la iniciativa.

La mediática lanzó una feroz advertencia. “No me busquen, porque miren que voy a empezar a hablar de todos sus chanchurrios, voy a empezar a hablar de sus amantes, miren que conozco todo lo que pasa”, disparó. Y amplió: “Sé todo en lo que andan, y voy a meterme no solo con sus amantes, también con sus familias, madres, hijos, con todos… No se olviden que además de política soy periodista e investigo…”.

Granata se refirió de esta forma en Polino Auténtico, el programa que conduce el periodista de espectáculos Marcelo Polino. La mediática se mostró filosa en sus consideraciones y mantuvo duros cuestionamientos al gobierno nacional y a Cristina Kirchner.

La referente celeste trató de “tibios” a los dirigentes de Pro y del radicalismo. “Solo le siguen haciendo el juego que ella quiere, para salvarla la reelección el año que viene, así mantiene sus fueros y puede seguir destruyendo este país…”, lanzó.

“Me critican por decir lo que pienso, por no prestarme al circo, pero se ve que mi papá me dio h… que muchos de mis colegas no tienen…”, manifestó.

En sus redes sociales, Granata mantuvo su perfil confrontativo. “Todo el circo fue para esto, nos quieren callar y meter presos a los que no pensamos como ellos porque saben que en el 23 se les acaba el choreo”, escribió en Twitter junto a una declaración de repudio por lo ocurrido.

Poco después de que se produjo el ataque a la vicepresidenta, Granata se volcó a las redes para opinar y causó una fuerte polémica con sus dichos: “¡¡¡Todo armado que pantomima!!! ¡Ya no saben qué hacer para victimizarla! Y para que suba en las encuestas. Demasiado obvios. Se les acaba la joda del choreo y la corrupción. Vamos Argentina que podemos salir adelante sin estos delincuentes”.

Menos de 20 minutos después, el jefe del bloque Justicialista, Leandro Busatto, le respondió: “Sos una vergüenza y una generadora de odio serial. Mañana vamos a pedir una cuestión de privilegio en la Cámara de Diputados para evaluar tu remoción como legisladora. Careces de valores democráticos para ser parte de un cuerpo parlamentario”.

Con todo, Granata atinó a ensayar una respuesta ante la controversia desatada y aclaró que sus afirmaciones no representan “ninguna incitación al odio o la violencia”. En una entrevista al diario Uno de Santa Fe, afirmó: “Si se esclarece el caso y es un atentado pediré las disculpas correspondientes”.

“Primero quiero aclarar que yo no tengo ningún discurso de odio, que es lo que quieren instalar constantemente sobre mi persona ni incito a la violencia sino por el contrario. Creo que la violencia viene del otro lado. Si ustedes leen los comentario de mi tuit y ven el nivel de violencia que recibo diariamente por solo escribir lo que pienso, es terrible”, se defendió en la entrevista. /La Nación

compartir