Novedades

La Embajada de Estados Unidos dijo que sigue “con gran interés” la investigación por el avión venezolano-iraní retenido en Ezeiza

Marc Stanley también destacó los “esfuerzos” del Gobierno argentino para esclarecer qué pasó con la aeronave

El embajador de los Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley, dijo que su país sigue con «con gran interés» la investigación por el avión venezolano-iraní retenido en el Aeropuerto de Ezeiza.

“Seguimos con gran interés las investigaciones judiciales y policiales de la tripulación y el avión, y agradecemos los esfuerzos investigativos de las autoridades argentinas para esclarecer la situación”, sostuvo Stanley en una declaración enviada a Clarín y a otros medios de comunicación.

El martes, ante una consulta de Clarín sobre el tema, un portavoz del Departamento de Estado había respondido escuetamente: “Estamos al tanto de los informes. No tenemos ningún comentario en este momento”, y remitió cualquier consulta al gobierno argentino. Dos días después, la embajada avanzó en sus consideraciones.

La empresa Emtrasur,una filial de la compañía Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), registró el avión como parte de su flota el 23 de enero pasado. Pero antes, durante 15 años, el Boeing 747 operó para la compañía iraní Mahan Air y es justamente esta empresa la que está señalada por los Estados Unidos como parte de una organización terrorista. Conviasa también está sancionada por el Departamento del Tesoro desde 2020. Y eso acarrea consecuencias. Para el caso, ninguna petrolera en la Argentina, ni siquiera YPF, arriesgó a abastecerla de combustible.

Las declaraciones de la Embajada se conocieron minutos después del fuerte comunicado de la sede diplomática israelí respecto del escándalo, luego de varios días de silencio.

Durante días y días se dijo que fuentes de la inteligencia de los Estados Unidos y de Israel habían alertado sobre el itinerario, sobre el origen, las sanciones y los tripulantes del Boeing 747-300 (14 venezolanos y 5 iraníes).

El 11 de junio de hecho, el gobierno de Estados Unidos “le pasó información al gobierno argentino pidiéndole cooperación dadas las sanciones vigentes”, afirmaron a Clarín fuentes de la oposición, aunque Washington no se pronunció.

La tesis fue reforzada por el ministro del Interior de Paraguay, Federico González, que dijo lo siguiente: «El servicio de inteligencia de nuestro país transmitió y compartió esta información con todos los de la región y en coordinación también con las autoridades de Estados Unidos. Seguimos trabajando coordinadamente con las autoridades de organismos de seguridad sobre este avión que está en nuestra región», dijo y luego señaló que eso se le transmitió a la Argentina.

González, que fue embajador en la Argentina, dijo en una entrevista televisiva que tras ese incidente que tuvo lugar en mayo «se tomaron los recaudos y se alertó a los otros servicios de inteligencia de la región, y a consecuencia de eso es que Argentina y otros países tomaron medidas también».

Las versiones son contradictorias, porque unos señalan como fuentes de la alerta a la inteligencia de Israel y otras a las de Estados Unidos. Otros, que el aviso llegó a través de Paraguay. Y otros que fue a través del Departamento de Justicia.

Este jueves, el presidente paraguayo Mario Abdo Benitez ratificó los dichos de su ministro González. «Vamos a profundizar esta investigación y estamos haciendo en todos lados los sumarios correspondientes», dijo saliendo a dar explicaciones, porque el sancionado avión no sólo aterrizó en la Argentina sino en otros aeropuertos como el de Querétaro, México, y en Ciudad del Este, donde estuvo tres días, del 13 al 16 de mayo. Llevaba un cargamento -supuestamente ilícito- de cigarrillos.

«También es importante decir que Paraguay es el que avisó a todas las agencias de inteligencia de la región», reiteró Abdo Benitez este jueves arrogándose la primera versión de la información.

compartir