Novedades

La histórica casa de Villa Devoto que perteneció al entrerriano Francisco Beiró, sumida en el olvido y destrucción

La casona que construyó Francisco Beiró en Villa Devoto está en peligro. Podría ser demolida para que ahí se construya un edificio. Los vecinos la quieren salvar y hacer un museo.

El estado de abandono de la casa, que data de inicios del siglo XX, puso en alerta a los vecinos del barrio, que piden la expropiación del predio a sus dueños, una empresa inmobiliaria, para que allí se instale un museo.

Muchas veces nos preguntamos el origen del nombre de las calles. La avenida Francisco Beiró, una arteria que nace en Av. Constituyentes y finaliza en Avenida General Paz al 8800 y que se llamó primero Avenida Del Progreso y después Avenida Tres Cruces, hoy debe su nombre al político radical, Doctor Francisco Beiró.

Nacido en Rosario del Tala, provincia de Entre Ríos en 1876, Francisco Beiró ingreso en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Derecho, donde se doctoró en el año 1901.

Fue Comisionado Municipal y Presidente de la Comisión Municipal de Vecinos, Intendente Interino de la Capital, Diputado Nacional en el período 1918 a 1922 y durante la primera presidencia de Hipólito Yrigoyen en 1922 fue designado Ministro del Interior.

Era un hombre sencillo que habitaba en la calle José Luís Cantilo esquina Marcos Paz en Villa Devoto. El edificio principal de su vivienda se conserva y allí residen sus descendientes, el resto de la quinta fue loteado; las caballerizas y cocheras fueron demolidas en 1960 y hoy ese espacio es ocupado por el pulmón de manzana de un edificio.

Participó en la creación del Club Estudiantes de Buenos Aires que en esa época se llamaba Sportivo Devoto; solía dirigirse al Tiro al Segno que estaba en la calle Marcos Paz y vías del ferrocarril para practicar tiro.

Se debe a Francisco Beiró la popularización de las boinas blancas como distintivo del partido radical debido a que en oportunidad de un acto público sugirió a sus vecinos radicales concurrir con ese distintivo para ser fácilmente reconocidos.

Impulsor del progreso del barrio Villa Devoto haciendo empedrar calles, colocando alumbrado público dio también un fuerte impulso al barrio Villa Real.

En las elecciones presidenciales de 1928, la fórmula radical, formada por Hipólito Yrigoyen (con 76 años) y Francisco Beiró, triunfa de manera abrumadora sobre el binomio conservador Melo-Gallo: casi 800.000 votos contra 400.000. Los radicales califican a esta elección de «plebiscito».

Meses más tarde, muere Francisco Beiró y el Colegio Electoral designa en su reemplazo al gobernador de Córdoba, Enrique Martínez. Yrigoyen asumió el poder el 12 de octubre de 1928, en medio del delirio popular, uno de sus primeros actos de gobierno es recibir al presidente electo de Estados Unidos, Herbert Hoover, y designar intendente de Buenos Aires a José Luis Cantilo.

El Doctor Hipólito Irigoyen concurrió con asiduidad a su domicilio durante el período de su enfermedad.

El Doctor Francisco Beiró se distinguió por su honradez, al momento de su deceso era aún muy joven, 51 años, su único bien era su casa de Villa Devoto, sobre la que pesaban dos hipotecas.

La casa aún se conserva en la esquina de las calles Marcos Paz y José L. Cantilo. Allí concurrían algunos políticos importantes de las década del 20. Rodeada de una añosa arboleda y cercada de ligustrina, la casona albergaba una importante biblioteca.

 

Originariamente ocupaba un cuarto de manzana, hasta que los herederos de Beiró la fraccionaron en varios lotes, quedando reducida a la casa principal, hoy bastante deteriorada.

Sin embargo hoy, es una casa destruida y sumida en el olvido.

Susana Costa para la Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto

compartir