Novedades

La pelea con la Corte abrió una grieta en los gobernadores del PJ y le dio un traspié a Alberto Fernández

La arremetida del Gobierno contra la Corte Suprema y su intención de robustecer la ofensiva con el apoyo de las provincias derivó en una incipiente grieta en la liga de gobernadores peronistas. Según pudo saber TN, el desaire de los gobernadores Gustavo Bordet (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Omar Perotti (Santa Fe) a Alberto Fernández se debe a que consideran desproporcionada la embestida contra el máximo tribunal.

“Está todo bien con el Presidente y todos lo apoyamos. Pero eso no implica subirse a cualquier capricho”, se sinceró con este medio un importante asesor de un mandatario provincial que se negó a firmar el comunicado oficial.

Es que el Gobierno, consciente de la falta de números para que el juicio político prospere en el Congreso -de hecho, el Presidente ya presentó el pedido de juicio político a los diputados del Frente de Todos para que “inicien su pronto tratamiento legislativo”-, salió desesperadamente a buscar el apoyo de los mandatarios provinciales sin pensar antes qué respuesta iba a obtener de su parte.

el resultado fue negativo, pese a la sobreactuada postura oficial que vivió como un éxito que apenas 11 de 24 mandatarios acompañaran al Presidente en esta movida. En realidad, fue tanto el autoinfligido entusiasmo que hasta dijeron que Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, había firmado cuando en realidad no lo había hecho.

Polémica por las firmas de los gobernadores Mariano Arcioni (Chubut) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) en el pedido de juicio político a la Corte Suprema (Foto: NA).
Polémica por las firmas de los gobernadores Mariano Arcioni (Chubut) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) en el pedido de juicio político a la Corte Suprema (Foto: NA).

Bordet forma parte del pelotón de peronistas federales que integran el Frente de Todos porque esa alianza política incluye al PJ como partido político. Pero lejos está -en sus formas y en sus fondos- del kirchnerismo, más allá de que -como muchos- en varias oportunidades tuvo que impostar apoyos al espacio que conduce CFK.

Bordet, al igual que Sergio Uñac y Omar Perotti, es un gobernador que supo cultivar una buena y sólida relación con un establishment que, entre otros actores, incluye a la Corte Suprema de Justicia.

“Gustavo tiene una excelente relación con el Presidente, pero no acompaña a cualquier costo. Jamás dijo que iba a firmar. Fue respetuoso y participó de la reunión. Y ya”, le dijo a TN una fuente política entrerriana de cercanía con el gobernador provincial.

Otro caso emblemático fue el de Sergio Uñac. El gobernador de San Juan es un político sobre quien recae gran parte de la expectativa peronista de cara al recorrido nacional. “Uñac es un institucionalista a quien nunca verás atacando la estabilidad republicana, menos a la Suprema Corte”, se sinceró un funcionario cuyano de la mesa chica del gobernador. “No está para nada de acuerdo con el juicio. Le parece un disparate”, agregó otra fuente de la política sanjuanina.

Sergio Uñac fue uno de los gobernadores que no apoyó el juicio a la Corte. (Fuente: Télam).
Sergio Uñac fue uno de los gobernadores que no apoyó el juicio a la Corte. (Fuente: Télam).

El caso de Omar Perotti fue el menos llamativo para el Gobierno nacional. El presidente sabía de antemano que Perotti no acompañaría la petición de juicio político contra la corte. De hecho, Perotti ni siquiera participó de la reunión de gobernadores. El mandatario santafesino es otro que, aun siendo parte del Frente de Todos, ha sabido marcarle la cancha al Gobierno nacional. Es más, cronológicamente fue el primero: apenas corría el primer año de mandato de Alberto Fernández, Perotti se opuso a la intervención de la empresa Vicentín. Igual actitud tuvo cada vez que el Gobierno nacional confrontó con el campo, sector central de la economía santafesina.

El santafesino Omar Perotti, fue uno de los gobernadores peronistas que se distanció del pedido de juicio político a la Corte Suprema. (Foto: NA).
El santafesino Omar Perotti, fue uno de los gobernadores peronistas que se distanció del pedido de juicio político a la Corte Suprema. (Foto: NA).

Las posturas de los gobernadores cercanos a Sergio Massa

Dos casos también relevantes son los de Gustavo Sáenz y Mariano Arcioni. El salteño no es Frente Renovador, pero tiene cercanía con Sergio Massa. Acreedor de una buena porción de la obra pública nacional, no firmó el comunicado del Gobierno y eso fue motivo de quejas.

Arcioni sí es Massa puro. Su caso es extraño. El gobierno dice que firmó, pero el chubutense se encuentra de licencia hasta el 8 de enero. Por esta razón no está habilitado para hacerlo.

Lo cierto es que ambos responden a una facción de la alianza de Gobierno que no cultiva comportamientos extremistas. El Frente Renovador es, dentro del Frente de Todos, un ala moderada, de excelente relación con el establishment.

Lo que deja este desaire al pedido del Presidente es la muestra de un estado de situación: cuando de extremar posiciones se trata, se fractura la liga de gobernadores.

Lo insólito es la falta de lectura del Gobierno nacional que llamativamente no comprende una tesis elemental de la historia política argentina: que el peronismo es un movimiento transversal y pragmático que ha sabido navegar cómodo por las turbulentas aguas del poder. Tensionar, sí. Romper, jamás.

compartir