Novedades

“La renuncia de Guzmán fue un acto de irresponsabilidad y de desestabilización institucional”, lanzó Cristina Fernandez

Cristina Kirchner afirmó que «no piensa revolear a ningún ministro». Lo dijo en el momento en que, hizo mención al Ministerio de Desarrollo Social, respecto al manejo de planes sociales.

La renuncia del exministro de Economía, Martín Guzmán, fue un «inmenso acto de irresponsabilidad política», remarcó hoy la vicepresidenta. «Hacerlo enterar al presidente de una renuncia por Twitter no me parece bien», resaltó 

Y sentenció: “Tenemos que tener responsabilidad política ante la sociedad. Fue un acto de desestabilización institucional. Cómo está el mundo, cómo está el dólar, hacerlo enterar al Presidente de una renuncia por Twitter no me parece bien. No me parece bien por la sociedad en su conjunto y finalmente me parece un gesto de ingratitud hacia el propio Presidente. No niego las diferencias, pero este Presidente había bancado a ese ministro como a nadie enfrentado inclusive con su propia coalición. ¿Se merecía eso?”.

También destacó el proceso de creación de empleo genuino durante la gestión kirchnerista, al señalar que al entregar el gobierno en diciembre 2015 solo quedaba 10% de 2.200.000 planes sociales heredados del gobierno de Eduardo Duhalde en el 2003.

«Al año 2015, cuando entregamos el gobierno, de aquellos 2.200.000 planes apenas quedaba un 10% y que además se habían desarrollado dos formidables programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen», dijo Cristina Kirchner.

Consideró que “la escasez de dólares une a todas las crisis” que atravesó la Argentina y afirmó que, cuando “no hay una devaluación”, el mercado “provoca una brecha cambiaria”.

Kirchner afirmó que el programa Previaje implementado por el Gobierno nacional para activar al turismo interno “es una política expansiva” y pidió “alejarse de los dogmas de izquierda y derecha para acordar políticas de precios”, al inaugurar hoy el Cine Teatro Municipal de la ciudad de El Calafate, en Santa Cruz, junto a la gobernadora de esa provincia, Alicia Kirchner.

“A esa restricción externa que es cierta sobre los dólares que demanda nuestra industria, se sumó la economía bimonetaria que son los argentinos decidiendo que necesitan dólares para ahorrar o comprar un inmueble porque no lo consiguen en pesos sino en dólares. Si no abordamos esto no hay solución. Lo observé durante el gobierno de Macri también. Si el problema era el intervencionismo kirchnerista, qué pasó en los cuatro años que eliminaron los derechos de exportación del agro, los capitales entraban y salían libremente, se concedió al sector privado todas las demandas que planteaba. Tampoco fue bien. Es hora de que nadie se sienta dueña de la verdad o que tiene la vaca atada”, agregó.

compartir