Novedades

La salida de Ferraro del Gobierno retrasa el plan de inversión privada y denuncian “parálisis” en 1000 obras

El Gobierno confirmó este sábado que el área de Infraestructura, que estaba a cargo de Guillermo Ferraro, pasará a estar dentro del Ministerio de Economía, después del escándalo que se generó por la filtración de información de las reuniones del Gabinete de Javier Milei.

– En un comunicado difundido en X, la Oficina del Presidente subrayó que Ferraro «presentará su renuncia por razones personales» en los próximos días.

– Lo cierto es que la salida de Ferraro retrasa el plan de inversión privada para la obras públicas, el mismo que el ahora exministro nunca explicó cómo iba a funcionar.

– En medio de la salida de Ferraro, el gobernador Axel Kicillof se encargó de recordar que solo en la provincia de Buenos Aires hay unas 1000 obras en ejecución que, según señaló, están interrumpidas o abandonadas en diferentes municipios bonaerenses.

Actualmente hay en ejecución en todo el país unas 2185 obras y poco más de 96 mil viviendas, las que según fuentes nacionales, provinciales y municipios, presentan en buena medida un “estado de paralización total” desde hace meses, incluso antes de la llegada de Javier Milei al poder. Una situación que preocupa a contratistas y miles de obreros.

El Presupuesto 2024 para Obras Públicas y Viviendas no alcanza para terminar estos proyectos. A modo de ejemplo, TN adelantó que el área de Hábitat y Vivienda que conduce Héctor Lostri cuenta con un total de U$S374 millones y se decidió que con presupuesto propio solo se terminen las casas que estén en un 80% de avance físico y para el resto se buscará financiamiento privado

En el Ministerio se estaba trabajando para anunciar en febrero cómo sería ese esquema de iniciativa privada para atraer constructoras y desarrolladores que terminen no solo viviendas sino acueductos, rutas, autopistas, centros de Desarrollo Infantil, entre otras obras, pero la posibilidad de que Infraestructura se convierta en una secretaría y que quede bajo la órbita de Economía vuelve a colocar un signo de pregunta sobre la continuidad de estos planes.

La cuestión de las obras no es menor porque comenzó a circular en el Gobierno la versión de que la salida de Ferraro respondía a una necesidad de que la famosa frase “no hay plata” se aplique en su máxima expresión. El ministro de Economía Luis Caputo tendrá la botonera para decidir cuándo y cómo se eyectan esos fondos y a quienes. Allí aparecen los gobernadores en escena, ávidos de culminar los proyectos inconclusos en sus provincias. ¿Será una manera de ejercer mayor poder sobre los mandatarios provinciales para que acompañen la Ley Ómnibus?

Ferraro deja Infraestructura sin haber anunciado de manera formal el plan para que privados se interesen en proyectos del Estado y con un tendal de obras en ejecución sobre las que no hay precisión alguna sobre su futuro. Es cierto que el tiempo que llevó en el cargo tampoco permitió que haga demasiado. Cerca del exministro culpan al jefe de Gabinete Nicolás Posse por frenarle la designación de algunos de sus directores y subdirectores. “No tenía firma”, se quejaron en su entorno. Al mismo tiempo, una fuente cercana al ministro coordinador dice que Ferraro tardó un mes en seleccionar a sus alfiles. Idas y vueltas de un Gobierno en plena crisis.

Ferraro había comenzado con una serie de entrevistas en pos de lograr financiamiento internacional para grandes proyectos. Entre otros, desfilaron por el Ministerio de Infraestructura Romain Nadal, embajador de Francia en la Argentina, con el que se discutió sobre el nuevo Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones redactado en la Ley Ómnibus y dialogaron sobre la necesida de reformular el sistema ferroviario argentino para “ponerlo al servicio de la producción”.

También pasaron por sus oficinas el embajador en Japón Yamauchi Hiroshi y su par de Chile en Argentina Antonio Viera Gallo, con el que se discutió desarrollar pasos fronterizos entre ambos países. No hay precisión sobre qué podría pasar con estos proyectos.

Respecto a la iniciativa que se conoció de la gestión de Ferraro es el supuesto plan de iniciativa privada para Vivienda. El esquema que se pensaba contemplaba terminar unas 30 mil viviendas con fondos propios y con los 60 mil proyectos restantes intentar buscar financiamiento privado. Para tentar a los privados se les ofrecerá una cantidad de casas de acuerdo al grado de avance que tenía la obra.

compartir