Novedades

Las iniciativas nobles en las redes tienen su recompensa

Una usuaria de las redes sociales hizo un pedido en Twitter para que sus seguidores pasaran a comprarle sándwiches a un abuelo que trabaja sobre la calle Entre Ríos y 9 de Julio en Neuquén. El posteo se viralizó en cuestión de horas y hubo propuestas de gente de todo el país para ayudar en la causa.

Permanentemente hay iniciativas nobles de usuarios de las redes sociales que, en su afán de darle una mano a una persona, terminan encontrándose con un éxito abrumador. Esta vez, la bondad se reflejó en la publicación de una mujer que le pidió a la gente que pasara a comprarle comida a una persona mayor en un local en la ciudad neuquina. Horas más tarde se conoció la identidad del comerciante y que producto de la repercusión que tuvo el tuit se había quedado sin stock.

“Hay un abuelito en la calle Entre Ríos y 9 de Julio que tiene una rotisería y no vende nada. Háganse el favor y cómprenle, medio metro de sánguche de milanesa por $2000″, contó la usuaria que se dice llamar Mariana [@MariSoriano5], quien aclaró que la dirección era en Rincón de Los Sauces. Al ver la repercusión que tuvo el primer tuit, Mariana compartió una fotografía de la persona en cuestión para darle identidad al comerciante. “Para los que me piden, les dejo una foto del abuelito que me envió su hija y de las publicaciones de la página que le administran los hijos”, contó.

En las publicaciones, se puede ver que desde una cuenta de Facebook que se llama “Don Víctor” contaban que se habían quedado sin stock, y agradecían por la ayuda que le dieron “al abuelito”.

“Mi hermana Carolina trabaja en el supermercado -a una cuadra- y siempre lo veía en las mañanas temprano cuando iba a comprar todo para preparar las cosas [los sandwiches]. Una vez le compramos y cuando llegamos a buscar el sánguche de milanesa nos estaba esperando, mirando por la ventana del local, se ve que era la única venta; como estaba a buen precio le compramos otras veces más”, dijo Mariana a LA NACION.

La idea de pedirle a la gente a que pasara por el local para ayudar a don Víctor había surgido de mucho antes. “Habíamos pensado en sacarle antes para subirlo a las redes; como en esta ciudad son muy solidarios sabía que iban a comprale si lo veían en las redes”, contó la joven.

El agradecimiento

En Facebook siguieron las repercusiones. “Queremos agradecer el amor recibido. Soy la hija de don Víctor y de parte de él queremos dar gracias, a esta publicación y a la gente que se hizo eco de la misma. Él no usa redes, y por este medio quiere que les agradezca. Desde su viejo restaurant ALE-VIC hasta su pequeño despacho de comidas. Hoy su vida es hacer esto y no puede dejar de hacerlo”, escribieron desde esa cuenta.

Desde ahí también le agradecieron a la gente por el amor recibido en estas horas, desde que Mariana hizo el posteo. “Está feliz y se agradece ese mimo al corazón. Lo que le pasó hoy superó sus expectativas. Todo es elaborado en casa”, afirmó la hija en la publicación que fue muy replicada.

En diciembre pasado, según escribieron desde la cuenta de Don Víctor, en Facebook, la súper napolitana XXL que comen 4 o 5 personas costaba $2600. Mientras que un sándwich de medio metro, con el que comen 4 o 5 personas estaba en $2000. Además, una hamburguesa familiar tiene un costo de $2000. En tanto, una hamburpizza vale $2500 y las empanadas $1700

compartir