Novedades

Las nuevas imágenes que captó el telescopio Webb

Las nuevas imágenes del telescopio espacial James Webb no dejan de sorprender a los astrónomos.

La entrada en funcionamiento del instrumento de la NASA, de la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense ha revelado las mejores instantáneas del universo jamás vistas.

«Es una forma completamente nueva de explorar el universo, que marca el comienzo de una nueva era», dice la astrónoma Michelle Thaller.

Pero también es una mirada al pasado, pues algunas de las nuevas fotos en realidad son una imagen de lo que ocurría hace millones de años atrás, explica el administrador de la NASA, Bill Nelson.

«La velocidad de la luz es de 186.000 millas por segundo (casi 300.000 km por segundo) y esa luz ha estado viajando durante 13.500 millones de años, solo unos pocos cientos de millones de años después de los inicios del universo. Ese es el umbral que estamos cruzando», explica.

Las nebulosas son semilleros estelares. Son nubes masivas de gas y polvo en las que se están formando nuevas estrellas. En esta imagen del Webb, no vemos muchas estrellas, solo el gas y el polvo.

Los astrónomos se refieren aquí a un «arrecife cósmico», una especie de demarcación entre el polvo en la mitad inferior y luego el gas en la mitad superior. Uno de los objetivos científicos clave de Webb es estudiar cómo se forman las estrellas y Carina es un excelente lugar para hacerlo.

El Anillo Sur o nebulosa de los «Ocho Estallidos», es una esfera gigante de gas y polvo en expansión que ha sido iluminada por una estrella moribunda en el centro.

A medida que las estrellas envejecen, cambian la forma en que generan energía y expulsan sus capas externas. Y luego, cuando la estrella vuelve a calentarse mucho, energizan todo ese material que había despreciado previamente.

El Anillo Sur tiene casi medio año luz de diámetro y se encuentra a unos 2.000 años luz de la Tierra. Este tipo de estructura se llama «nebulosa planetaria», pero en realidad no tiene nada que ver con los planetas.

El lunes, el Webb ya había presentado su primera imagen del espacio profundo.

El James Webb, con su espejo dorado de 6,5 m de ancho e instrumentos infrarrojos supersensibles, ha logrado detectar en la imagen la forma distorsionada (los arcos rojos) de galaxias que existieron apenas 600 millones de años después del Big Bang (el Universo tiene 13.800 millones de años).

compartir