Novedades

Llamativo silencio del kirchnerismo tras la batería de anuncios de la ministra Silvina Batakis

Por ahora, silenzio stampa. Después del debut oficial de Silvina Batakis a primera hora del día, con una batería de anuncios destinados a calmar a los mercados antes de su apertura y en igual sintonía que el programa desplegado por Martín Guzmán antes de renunciar, el kirchnerismo se mantuvo este lunes en reserva a la espera de que la flamante ministra ratifique o no en los hechos la hoja de ruta trazada durante la conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda.

«No vamos a gastar más de lo que tenemos», aseguró en conferencia, rodeada por el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; los ministros Julián DomínguezDaniel Scioli Matías Lammens, y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

La ministra dijo además que no devaluará, que el viernes abrirá el registro para la segmentación de tarifas, que se congelará el ingreso de personal al Estado, que respetará el acuerdo con el Fondo Monetario y que propiciará una modificación de la Ley de Administración Financiera para unificar las erogaciones en efectivo de los ministerios.

Más tarde, Alberto Fernández se pronunció en la misma línea: «Que los mercados entiendan que vamos a controlar el gasto público e iniciar una disminución del déficit fiscal», resaltó el Presidente.

En las últimas semanas, tanto Cristina Kirchner como algunos de los principales dirigentes del kirchnerismo sentaron posición pública sobre las recetas que debería aplicar el Gobierno para que la crisis no recaiga sobre los sectores más castigados.

Lo planteó el pasado jueves Máximo Kirchner, en Escobar, y lo había remarcado la propia ex presidenta en sus monólogos de Avellaneda y Ensenada, cuando planteó su hipótesis sobre el déficit fiscal y la inflación, comparó con los Estados Unidos y subrayó que en la Unión Europea los países pueden tener hasta un 3% de déficit.

Al reves de lo que sostuvieron este lunes Batakis y el Presidente.

Según fuentes del kirchnerismo, desde ese sector van a esperar en ese sentido conocer los próximos pasos de la ministra de Economía para dilucidar si seguirá en el mismo sendero que Guzmán o si, por el contrario, tomará algunas de los consejos planteados por dirigentes de ese espacio y por la vicepresidenta.

Es decir, si sostendrá en los hechos lo que anunció en su debut de este lunes.

Yasky y Grabois
Si aparecieron de todos modos entre las primeras reacciones algunos dirigentes referenciados en el kirchnerismo, como Hugo Yasky -fue anfitrión de Cristina Kirchner hace algunas semanas en el plenario de Avellaneda- y Juan Grabois.

«La ministra Batakis eligió hoy dar señales al mercado, dejó de lado las otras señales, que nuestro pueblo está aguardando. Hemos resuelto en el congreso de la CTA iniciar una serie de movilizaciones en todo el país para pelear por en salario básico universal, por el impuesto a la renta extraordinaria y para que la deuda la paguen los que la fugaron», subrayó el diputado de la CTA.

Grabois, por su parte, calificó como «ajuste» los anuncios de la ministra y amenazó con un plan de lucha: «Hay que calmar a los sectores empobrecidos».

Desde que asumió Batakis, tras el fin de semana caótico de Olivos por la renuncia de Guzmán y la vuelta al diálogo entre el Presidente y Cristina Kirchner, desde el kirchnerismo se lanzó una suerte de tregua que se coronó con el discurso del viernes de la ex presidenta en El Calafate, mucho menos corrosivo que los anteriores.

Este lunes, de hecho, el secretario de Energía, Darío Martínez, se sentó en primera fila en la conferencia de la ministra en el auditorio del Palacio de Hacienda. Era uno de los funcionarios que estaba en duda para continuar en el cargo, uno de los motivos de la renuncia de Guzmán y que la ministra ratificó en su sillón.

La continuidad de Martínez, sumada a las de Federico Basualdo o Federico Bernal, se materializó a fines de la semana, en medio de especulaciones sobre el acompañamiento o no del kirchnerismo a la gestión de la ministra que terminará de develarse con el correr de los próximos días.

 

compartir