Novedades

Los empresarios le hicieron saber al Gobierno que el proyecto de renta inesperada «es un retroceso»

El Gobierno nacional estimó que la recaudación por el impuesto a la «Renta Inesperada» puede alcanzar a US$ 1.000 millones y sería pagado por entre 350 y 360 grandes empresas que operan en el país.

Desde el Palacio de Hacienda no descartan que una parte de ese monto comience a ingresar a las arcas del fisco durante 2022 en concepto de retenciones o adelantos, aunque esa posibilidad depende de la reglamentación que luego de la sanción de la ley instrumente la AFIP.

La iniciativa no contempla una reducción de la base imponible en caso que la presunta “Renta Inesperada” sea destinada a inversiones productivas.

 

El proyecto de ley impulsado desde el Ministerio de Economía por Martín Guzmán ingresará al Congreso Nacional en las próximas horas por la Cámara de Diputados, tal como lo establecen las normas constitucionales referidas a propuestas tributarias.

 

En un ejemplo práctico: si una empresa ganó $ 1.000 millones en 2021 (ya ajustado por inflación) y en 2022 su rentabilidad fue de $ 1200 millones (también real) pagará 35% sobre los 1.200 millones y 15% adicional sobre $ 200 millones (la diferencia entre $ 1.200 y $ 1.000).

 

Según los cálculos de Economía, en 2021 unas 600 empresas ganaron más de $ 1.000 millones descontando gastos operativos y, en caso de mantenerse la misma, situación en 2022, entre 350 y 360 compañías cumplirían además el resto de los parámetros fijados para el pago del tributo.

 

Si bien la iniciativa se lanza como “Renta Inesperada” por los efectos de la guerra, el impuesto será “transversal” e impactará en todas las empresas que cumplan con los parámetros establecidos, más allá de su si su actividad está vinculada o no al conflicto bélico.

 

Las condiciones fijadas son

* Empresas con Ganancia Neta Imponible o Ganancia Contable superior a $1.000 millones y cuya Ganancia Neta Imponible haya crecido en términos reales y que cumplan con una de estas condiciones:

* Margen de ganancia (ganancia contable sobre sus ingresos) en 2022 superior al 10%

* Aumento del margen de ganancia en 2022 en relación al 2021 de al menos 20%

Debido a las diferentes fechas de cierres de balances, se establece que el tributo rige desde un mes después de la sanción de la ley y durante un año.

Desde el Ministerio de Economía remarcan que es un gravamen que se cobrará por única vez.

«Es un retroceso»: la AEA rechazó el proyecto de renta inesperada

La Asociación Empresaria Argentina se quejó también por la «injerencia del Estado en la toma de decisiones empresariales

«En la Argentina hay una muy elevada presión tributaria para el sector formal de la economía, que creció muy fuertemente en los últimos 20 años. Por eso, la propuesta de un impuesto a la renta inesperada es un retroceso», sostuvo el presidente de AEA, Jaime Campos.

En el marco de una jornada organizada por AEA bajo el lema «El sector privado es el factor clave para el desarrollo», Campos alertó que «mantener déficit públicos permanentes siempre fue una de las causas centrales de la alta inflación y de nuestro subdesarrollo». En ese sentido, consideró que la sustentabilidad fiscal «es imprescindible para evitar la inestabilidad y las crisis recurrentes».

El dirigente sostuvo, por otra parte, que la Argentina debe contar con una «moneda respetada por la ciudadanía y un requisito básico para ello es que las cuentas públicas estén equilibradas. Debemos recuperar la legitimidad monetaria mediante un acuerdo económico amplio y consensuado».

 

También, afirmó que «el ámbito propio de las empresas privadas debe ser respetado. En tal sentido, la injerencia del Estado en la toma de decisiones empresariales, como en materia de controles de precios, no dinamiza la economía del país».

 

A su criterio, el país «debe prepararse para aprovechar las oportunidades que existen en diversos aspectos de materia económica, que se incrementaron por los cambios acontecidos en el sistema internacional». Para ello, resaltó la necesidad de contar con «reglas de juego claras que brinden previsibilidad a los inversores».

 

Campos señaló además que «el único camino para generar más empleo e ingresos e ir hacia el desarrollo sostenido, es a través de permitir y estimular las energías del sector privado para emprender, desarrollar nuevos proyectos, a invertir y a conquistar mercados externos».

 

Desde el Palacio de Hacienda no descartan que una parte de ese monto comience a ingresar a las arcas del fisco durante 2022 en concepto de retenciones o adelantos, aunque esa posibilidad  depende de la reglamentación que luego de la sanción de la ley instrumente la AFIP.

compartir