Novedades

Macri va por la presidencia del PRO: activan un “operativo clamor” para que asuma en lugar de Patricia Bullrich

Presidentes y dirigentes de 20 provincias firmaron una declaración que asegura que el ex jefe de Estado “es la persona indicada para llevar adelante este proceso de unidad”. Lo mismo pidió otra veintena de referentes, funcionarios y legisladores. La conducción del partido está todavía en manos de la ministra de Seguridad

infobae

Líderes y dirigentes de 20 provincias del PRO pidieron por carta que Mauricio Macri asuma la presidencia del partido, que actualmente está en manos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Del mismo modo, otra veintena de referentes, legisladores y funcionarios alineados con el ex primer mandatario firmaron otra declaración similar. Son movimientos que exponen un incipiente “operativo clamor” que tiene el objetivo de instalar el clima político propicio para acelerar el cambio en la conducción partidaria. Son acciones que no podría haber ocurrido sin un guiño o aval del propio involucrado.

La primera carta, que anticipó Infobae, fue firmada por los líderes de las principales provincias, a excepción del territorio bonaerense, de la ciudad de Buenos Aires, Chubut y Santa Cruz. La segunda contó con la firma de referentes de indudable lealtad y alineamiento con el ex presidente de la Nación, como Jorge Triaca, Fernando De Andreis, Guillermo Dietrich, Alejandro Finocchiaro, José Torello y Esteban Bullrich, entre otros: “Mauricio Macri sigue liderando la vocación de cambio de muchos en la Argentina”, dijeron.

Por su parte, la declaración de referentes federales del PRO estableció: “Estamos convencidos de que necesitamos fortalecer el partido, potenciarlo como un espacio político que represente las demandas de los argentinos y sobre todo, seguir trabajando por la unidad. Sabemos que la diversidad de opiniones enriquece y queremos fomentar un diálogo abierto, constructivo y federal, trabajando en la generación de consensos necesarios para enfrentar los desafíos que tenemos como sociedad”.

“Por eso, consideramos que Mauricio Macri es la persona indicada para llevar adelante este proceso de unidad. Su experiencia, liderazgo y visión son fundamentales para fortalecer el espacio y que el PRO siga siendo un actor protagónico en la escena política de nuestro país. En el marco de la renovación de autoridades, ponderamos al federalismo como parte esencial de este proceso y consideramos clave la presencia de los líderes del interior en el Consejo Nacional, acompañando a la presidencia en la conducción y dándole vida a las secretarías desde los territorios que representamos”.

Y concluye: “Creemos en la fuerza del diálogo como herramienta, del trabajo en equipo como pilar, y sobre todo en el respeto por la República y las instituciones como valores fundamentales que identifican al PRO desde sus inicios. Sigamos adelante trabajando juntos para construir un futuro mejor para la Argentina”.

La segunda declaración, además, de Triaca, De Andreis, Dietrich, Finocchiaro, Torello y Esteban Bullrich, también la firmaron Mauricio Devoto, Pablo Torello, Luciano Laspina, Hernán Lombardi, Humberto Schiavoni, Julieta Altieri, Pedro Roulet, Carlos Alberdi, Jorge Enríquez, Mauro Vazón, Diego Guelar, Julián Obiglio, Pablo Clusellas, Gabino Tapia y Fulvio Pompeo.

“Entendemos la necesidad de que el PRO crezca y se fortalezca a través de una renovada dirigencia que conjugue los objetivos de vocación de cambio, apertura al mundo, igualdad de oportunidades, educación pública de calidad, reglas de juego claras y protección de los más vulnerables con los valores y bases éticas que lo hicieron surgir”, manifestaron los dirigentes.

Y prosiguieron: “Abrir la Argentina al mundo, económica y culturalmente, requiere la reconstrucción del tejido social y el marco político institucional del sistema democrático republicano que le sirve de sustento. El fortalecimiento de la libertad, la justicia, el progreso social, el federalismo, la disposición al diálogo pacífico, la participación ciudadana y el cumplimiento de la ley, entre otros valores, son indispensables para la consecución de las metas de desarrollo que caracterizan la actuación del PRO en la política local, regional e internacional argentina”.

“Debemos volver a ser un espacio transformador y disponernos a cambiar la realidad para impactar en cada argentino, mejorando la calidad de vida. Mauricio Macri sigue liderando la vocación de cambio de muchos en la Argentina. Los nuevos liderazgos territoriales gobernadores, jefe de gobierno, intendentes, legisladores nacionales y provinciales y concejales han dado muestra del valor de la transformación y el cambio. Ante la renovación de autoridades, nuestro partido debe reflejar estos liderazgos. Por todo ello alentamos y damos nuestro apoyo a Mauricio Macri para la presidencia del PRO”, consideraron.

Antecedentes y cumbre en Chubut

El pedido para que Macri reasuma la conducción del partido se había iniciado a fines del año pasado, después de las tensiones que se precipitaron por la conformación del gabinete de Javier Milei. Patricia Bullrich decidió asumir en el Ministerio de Seguridad de manera personal y sin acordar una estrategia colectiva con la conducción del PRO. Esa situación alejó a ambos líderes, más allá que luego la propia dirigente anunció su decisión de dejar el cargo partidario y convocar a elecciones.

En la “carta federal” -como la describieron colaboradores de Macri-, los líderes del PRO de las provincias reconocieron esas fricciones tanto en los pedidos a favor del “diálogo” como en pos de la “unidad” que se vio resquebrajada entre fines de noviembre y los primeros días de diciembre, en plena configuración del gobierno de La Libertad Avanza.

La carta fue firmada por los presidentes Carlos Molina (Catamarca), Ernesto Blasco (Chaco), Oscar Agost Carreño (Córdoba), Damián Garavano (Corrientes), Eduardo Caminal (Entre Ríos), Enrique Ramírez (Formosa), Luciano Angelini (Jujuy), Enrique Juan (La Pampa), Julio Sahad (La Rioja), Horacio Loreiro (Misiones), Marcelo Bermúdez (Neuquén), Aníbal Tortoriello (Río Negro), Enzo Cornejo (San Juan), Gabriela González Riollo (San Luis), Cristian Cunha (Santa Fe), Gabriel Santillán (Santiago del Estero), y los dirigentes Álvaro Martínez (Mendoza), Inés Liendo (Salta), Héctor “Tito” Stefani (Tierra del Fuego), y Mariano Malmierca (Tucumán).

En ese grupo federal faltó la representación de la populosa provincia de Buenos Aires, que es presidida por Daniela Reich, senadora provincial y esposa del intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y donde pisa fuerte Jorge Macri, que a su vez es jefe de gobierno porteño. Tampoco estuvo, efectivamente, delegados porteños, un distrito que hasta las elecciones del año pasado era liderado por Horacio Rodríguez Larreta; ni Chubut, que es conducido por el gobernador Ignacio “Nacho” Torres, pero que está de acuerdo en que Macri sea presidente del partido. Sobresalió además la ausencia de Santa Cruz, distrito donde el PRO no cuenta con un liderazgo unificado.

De acuerdo con la nota de Infobae publicada hace tres semanas, el 13 de diciembre hubo una reunión de los referentes del PRO en las oficinas de Macri en Olivos y decidieron solicitar al Poder Judicial una prórroga del comicios internos para renovar autoridades. Luego de eso, el 5 de enero pasado, los presidentes y referentes del PRO de las provincias enviaron al Consejo Directivo del partido una carta para solicitar que se acelere la elección para definir las autoridades. En el documento los dirigentes señalaron: “Consideramos un tiempo propicio y conducente el de días 45 (cuarenta y cinco) para prorrogar el mencionado calendario proselitista de renovación de autoridades partidarias nacional”.

Se trata de ese plazo contado a partir de que finalice la feria judicial, para que el juzgado competente haga lugar a regularizar la situación de algunos padrones distritales y conceda la prórroga solicitada. Es decir, que si se contabiliza a partir de febrero, eso llevaría a que las elecciones internas del PRO se hagan a mediados de marzo o en abril. Una idea que fue a contrapelo de lo que planteó Bullrich, de postergar el escrutinio partidario para mediados de año.

Para cerrar todas estas diferencias, “Nacho” Torres empezó a preparar un encuentro partidario que se llevará a cabo en la segunda quincena de febrero para terminar de cerrar las diferencias internas. “Hay que jugar fuerte por la unidad”, dicen sus colaboradores que transmitió el gobernador patagónico, una figura ascendente en el PRO. Será en la previa del cierre de listas, que está fijado para mediados de marzo, y los más entusiastas creen que Macri podría participar para retomar la conducción formal del partido. Los sectores identificados con Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta estaban decididos a mantener el bajo perfil.

Infobae

compartir