Novedades

Mar del Plata: fue al cumpleaños del acusado de usurpar la casa de Cariló, le pegó a un invitado y asesinó a balazos a otro

El mortal altercado durante la madrugada en un parador de Punta Mogotes donde daba una fiesta el polémico empresario local Mauricio Ríos; la víctima, Maximiliano Rihl tenía 44 años y vivía en la localidad de Canning; el homicida, que está prófugo, sería un comerciante de Tucumán

Algo pasó durante la fiesta de cumpleaños de Mauricio Ríos, un conocido y polémico personaje de esta ciudad. Lo concreto es que, avanzada la madrugada, hubo un fuerte altercado, y un empresario que había ido a la fiesta con su novia agredió a uno de los invitados, al que le fracturó un tobillo, y de inmediato acribilló a un hombre que habría intentado mediar para poner calma a la situación.

El homicida escapó en su auto y permanece prófugo. Según fuentes judiciales, se trataría del empresario tucumano Juan Jesús Piero Pinna, propietario de la distribuidora avícola El Faraón del Pollo.

La víctima mortal fue identificada como Maximiliano Rihl, de 44 años, con domicilio en la localidad de Canning, partido de Ezeiza. La autopsia se realizó esta tarde y confirmó que recibió cuatro impactos de bala: tres con entrada y salida en tobillo, rodilla y muñeca; el cuarto, en la región lumbar, donde el proyectil quedó alojado. Según pudo saber LA NACION, la causa de muerte, según el informe forense preliminar, fue una hemorragia peritoneal por disparo de arma de fuego.

De acuerdo a fuentes policiales, todo ocurrió esta madrugada en la celebración que organizó Mauricio Ríos, que no solo ha trascendido aquí por su actividad comercial en el ámbito local –no exenta de polémicas– y por su cercanía con personalidades del primer kirchnerismo, sino por haber sido desalojado de una vivienda de Cariló que ocupó durante diez meses tras el inicio de la pandemia, caso por el que, junto a otros cinco imputados, afronta una causa penal por usurpación ante la Justicia de Dolores.

Como hace una semana, cuando el turista Martín Mora Negretti fue asesinado a cuchilladas en la zona de la exterminal de ómnibus, el principal balneario del país vivió otra madrugada sangrienta, con una nueva discusión entre personas que terminó en un crimen.

Esta vez, el escenario fue un salón de fiestas de un balneario lindero al Faro de Punta Mogotes donde, avanzada la madrugada, se produjeron los incidentes que derivaron en la violenta muerte de Maximiliano Rihl.

El hombre que resultó lesionado inmediatamente antes del crimen es un empresario de Quilmes que, según fuentes policiales, se llama Ariel Jesús Núñez, de 49 años. Recibió atención médica y los estudios que se le practicaron permitieron constatar que presentaba fracturas en la pierna, a la altura del tobillo.

La fiscal de turno, Florencia Salas, tomó intervención en el caso y con los datos que permitieron identificar al autor de los disparos está próxima a solicitar su detención, trámite que es inminente, apenas concluya con los pasos procesales iniciales de esta investigación.

En el parador Horizonte del Sol se procedió a tomar primeros testimonios que permitieron conocer con precisión quién era este hombre que llegó con la fiesta ya avanzada, a poco del final, y que era conocido por buena parte de quienes allí estaban, incluido Ríos, que lo identificó ante la policía.

Se desconocen los motivos por los que se produjo el incidente en el festejo del cumpleaños número 51 de Ríos, que contó con unos 200 invitados. Según pudo conocer LA NACION, Pinna habría viajado especialmente a esta ciudad para concurrir a la reunión, a que que había sido invitada su novia. Avanzada la fiesta, se produjo una discusión entre el empresario tucumano y personal de seguridad y algunos invitados, entre ellos, Núñez, que fue el primer blanco del ataque. Los golpes que recibió le provocaron fracturas en el tobillo derecho.

El atacante enfiló hacia el sector de estacionamiento que está en el frente del salón de fiestas. Cuando parecía que se iba a retirar del lugar en su auto, reapareció con una pistola 9 milímetros en su mano. Disparó al menos nueve veces, según contabilizaron peritos de Policía Científica que relevaron el lugar y levantaron las vainas servidas. Al menos cuatro de los proyectiles impactaron en Rihl.

Mientras el homicida y su novia encararon hacia la ruta 11, con rumbo aún no precisado, varios de los presentes llamaron a la policía y comenzaron a asistir a los dos heridos. Llegó una ambulancia del SAME, que trasladó a Rihl hasta el Centro de Salud N°2, situado en 12 de Octubre al 4400, a unas 15 cuadras del Puerto, donde se confirmó su fallecimiento. Allí, también, fue atendido Núñez.

Los investigadores contaban con los datos del vehículo Toyota Corolla en el cual el empresario tucumano –que habría viajado especialmente para acompañar a su novia en este festejo– escapó del lugar tras el crimen.

Los investigadores policiales estaban esta mañana en búsqueda de imágenes de cámaras de seguridad del Centro de Ordenamiento y Monitoreo municipal y otras particulares para intentar reconstruir el recorrido de fuga del homicida tras su escape desde el balneario, cuyo acceso está justo en la rotonda que marca el inicio del tramo de ruta 11 que vincula a esta ciudad con la vecina Miramar.

Quién es Mauricio Ríos

Durante la madrugada, y cuando ya aparecían las primeras luces del día, Mauricio Ríos aportó a la policía la identidad del hombre que desbarató su festejo de cumpleaños y segó la vida de uno de los invitados.

Su nombre quedó nuevamente asociado a un suceso de la crónica policial. Aquel episodio de la casa de Cariló que, durante 2020, e inmediatamente después de que se declarara la cuarentena por el coronavirus, usufructuó en perjuicio de su legítima dueña, no fue su único problema legal.

Aquí, en Mar del Plata, Ríos fue propietario de una cadena de minimercados, tuvo a su cargo la explotación del balneario Abracadabra, donde afrontó problemas por cuestiones con pago de salarios a guardavidas, y también de un restaurante, “Lo de Mauri”, una parrilla situada en Alberti y Córdoba que tuvo clausuras por problemas con la habilitación, edilicios y de higiene, y que se incendió en 2018.

El episodio de la usurpación de la casa de Leñatero 565una amplia casa con pileta y parque con salida directa al campo de golf de Cariló, por la que quedó a un paso del juicio –junto con José María Espil, Débora Bojanich, María Patricia Elguero, Luciano Martínez, Paul Etcheverry–, develó sus contactos con el kirchnerismo.

En 2014, Ruda Ulloa, exchofer de Néstor Kirchner que se convirtió en un millonario empresario en Santa Cruz, cedió y transfirió a Ríos el fondo de comercio del “Súper Comunitario”, un importante mercado que había abierto dos años antes en Río Gallegos y que constaba del edificio donde funcionaba el local de abastecimiento y un galpón de almacenamiento de mercaderías en el barrio San Benito. Según publicó el portal de noticias Opi Santa Cruz, el nuevo dueño pasó a ser Mauricio Damián Ríos, quien figuraba inscripto en el régimen de autónomos en una de las categorías más bajas, en el rubro de “venta al por mayor de otros enseres domésticos” y con domicilio comercial en Bulevar Marítimo 5827, Mar Del Plata Sur.

Según información judicial, Ríos es deudor irrecuperable de la categoría 5, ya que tiene una deuda por cheques impagos por casi 18 millones de pesos. Además, tiene 721 cheques rechazados y está en quiebra declarada en el Juzgado Civil y Comercial N°6 de Mar del Plata.

Años atrás, quiso utilizar la cláusula de Cristóbal López para adherirse a la moratoria y poder levantar la quiebra. Con toda esta deuda y ante este panorama, en febrero de 2019 le pidió autorización al juez para irse de vacaciones a Punta Cana.

En 2020, un video de Ríos, que luego fue borrado, se había viralizado. En las imágenes, aparece el hombre con importantes cadenas doradas en cuello, mientras baila en la casa usurpada con costosas botellas de champagne y whisky. La grabación, que fue subida a las redes sociales, expuso a Ríos, uno de los seis imputados por usurpación de vivienda en Cariló.

La Nación
compartir