Novedades

Columna de opinión: Oídos sordos ¿Hasta cuándo?

Por Armado Sanchez

Con unos días pasados de las elecciones PASO y en medio de la falta de movimiento y acciones de los dirigentes a nivel provincial y municipal es bueno hacer un recorrido por lo que pasó, lo que está pasando y lo que vendrá. Hay un claro llamado de la ciudadanía al gobernador Bordet, al intendente Bahl y también al resto de la oposición. El termómetro de la calle, de lo que hablamos con los vecinos, nos da dos premisas a días después de las elecciones: por un lado la derrota del Frente de Todos y la señal de esperanza que eso significa para algunos, y por otro que esto no es para nada una victoria de la coalición Juntos y la señal de incertidumbre que esto significa. Es que los ciudadanos no somos tontos, en Entre Ríos el electorado ha demostrado, con una gran dispersión del voto, que esto no fue la elección de otro camino, básicamente porque no se ha propuesto otro camino. Hoy ninguna de las  fuerzas que participaron en la elección tienen un proyecto de país, de provincia o de ciudad.

Lo que pasó

En el paso de estos dos años, entre las elecciones, ninguna de las dos fuerzas mayoritarias ha demostrado capacidad de entender, pensar, proyectar y proponer soluciones reales a los problemas de la gente. En 2019 cuando nuestros concejales Anabel Beccaria y Emiliano Murador asumieron sus bancas y en el medio de la crisis que atravesaba el municipio de Paraná, fruto de la sucesión de gestiones y malas administraciones, tanto la última de UCR-PRO como las anteriores peronistas, fue que propusimos la rebaja del 25% sueldos de los funcionarios y concejales. Nos trataron de demagogos, pero es sabido que esto hubiera representado un ahorro real y concreto que, por ejemplo, meses después el municipio pudo haber destinado a sostener comercios y pymes afectados por la pandemia. Los ciudadanos reclamaban estos gestos, sin embargo, oídos sordos.

Devenida la pandemia y la imposición de la cuarentena, marcamos rápidamente que la ciudadanía exigía un verdadero liderazgo de la situación, se pedía a gritos más planificación y menos vamos viendo. Nunca se organizó un esfuerzo compartido entre las fuerzas vivas de la sociedad, no se asistió correctamente a muchos sectores productivos que se los coartó de su posibilidad de trabajar, a sectores que les impidió el derecho a estudiar y a todos los ciudadanos que se nos negó la salud afectiva, de volver a nuestras casas, de despedir a nuestros familiares fallecidos y de encontrarnos con nuestros afectos. Ese era el reclamo de la sociedad, por eso llamamos en su momento a administrar la pandemia y no continuar con restricciones absurdas, sin embargo, oídos sordos.

En ese mismo contexto rompieron la institucionalidad republicana, cerraron las puertas de las instituciones democráticas, el congreso, las legislaturas provinciales y los concejos deliberantes. Los Ejecutivos tomaron las riendas por decreto. Así lo hizo Fernandez, Bordet y Bahl. El argentino, que ha aprendido, con dolor, del valor y la importancia de la democracia, hizo reiterados llamamientos a recuperar esa institucionalidad, nosotros lo hicimos en el nivel municipal en el que nuestro partido cuenta con representantes, pero nuevamente los partidos mayoritarios fueron un oficialismo sordo y oposición tímida.

La rueda siguió girando y en un manotazo de ahogado, y nuevamente sin entender por dónde tenía que ir la cosa, el gobernador Bordet, impulsó una Ley de Emergencia Solidaria. Emergencia y solidaridad, dos términos que los argentinos sabemos que significan “manotazo a nuestro bolsillo” y nada de solucionar los problemas con soluciones profundas y reales. Lo mismo quiso hacer el intendente Bahl, que en diciembre de 2019 impulsó una Emergencia Económica que no apoyamos y que a fines de 2020 busco hacer un impuestazo a los contribuyentes mediante la figura de un “Fideicomiso para Obras Sanitarias”, que se lo rechazamos y se vieron obligados a quitarlo del proyecto, pero sin embargo en diciembre pasado lo incorporaron a la tributaria anual y con la mayoría simple con la que cuentan obtuvieron aprobación. Porque bajar tasas y administrar mejor, nunca parece ser la solución.

En noviembre de 2020 presentamos tras años de arduo trabajo el Plan Director de Movilidad para la ciudad de Paraná. Una respuesta concreta y completa a uno de los mayores problemas que tiene nuestra ciudad. Un plan que sistemáticamente, durante todo el 2020, el oficialismo del intendente Bahl se negó a tratar. No quiere debatir esta solución que proponemos, y peor aún, no propone ninguna solución a este problema que nos afecta a diario.

Lo que está pasando

Podríamos escurrir muchísimas más palabras para describir una tras otra las cosas que llevaron a este hartazgo ciudadano. Quedaron afuera las vacunaciones vip y cómo la casta política y estatal buscó protegerse primero, y las fiestas clandestinas en olivos, la falta de obra pública y soluciones, y tantas otras cosas que no hace falta recordar. La foto electoral del domingo, se explica sola cuando hacemos un repaso de todo esto.

Los entrerrianos han hecho una tirada de orejas al gobernador Bordet, que tras seis años de gestión aún no ha presentado un solo norte para siquiera un solo sector de la provincia. Solo ha escupido títulos que poco se ven reflejados en la realidad. Y nos surgen muchas preguntas: ¿Y la producción entrerriana?¿Qué sector va a impulsar?¿Qué va a hacer con los caminos de la producción? ¿Cómo va a solucionar el déficit de la caja de jubilaciones? ¿Cómo cambiará la matriz de las cuentas provinciales para no gastar el 96% del ingreso en sueldos? ¿Dónde está la obra pública con los impuestos que pagamos los entrerrianos? ¿Dónde está la infraestructura sanitaria acorde a la situación?

También la ciudadanía ha llamado la atención al intendente Bahl, que en Paraná, su frente sólo obtuvo el 25% de los votos. Bahl tampoco ha sabido orientar un proceso de transformación de la ciudad, que sigue con los mismos problemas de hace dos años, y en algunos casos peor. Porque pareciera que Paraná siempre puede estar peor de lo que la dejó el intendente anterior. Bahl prometió planes y proyectos de gobierno, pero no hemos visto más que aisladas acciones que nadie sabe a dónde van. ¿Cómo va a proyectar la ciudad? ¿Cuál va a ser su plan de movilidad? ¿Leyó nuestro Plan Director de movilidad?, lo hemos puesto a su entera disposición para solucionar uno de los problemas más importantes. ¿Qué obra pública de relevancia va a hacer en los próximos dos años? ¿Cuántas tasas va a bajar para que el paranaense pague menos? ¿Cuándo vamos a saber quiénes son sus empleados políticos, cuántos son y cuánto y de donde cobran?

Los entrerrianos hablan, con un silencio que gritó en las urnas un pedido urgente: basta de improvisación. Se necesitan programas de gobierno, eso es lo que hacemos desde Políticas para la República e invitamos a los demás partidos a hacerlo, Todos los partidos que participaron en esta elección carecen de programas. Basta de falta de transparencia. Basta de corrupción, mediocridad y desidia. 

Fuente: Políticas para la República 
compartir