Novedades

Por la falta de combustible comienzan a restringir las ventas con tarjetas de crédito en las Estaciones de Servicio

En ciertas zonas del interior del país, los estacioneros definen por cuenta propia limitar las operaciones con plásticos, mientras las cámaras empresarias continúan trabajando en la justicia y en el Parlamento por mejores condiciones.

La falta de gasoil y los cupos a las naftas pusieron a los dueños de Estaciones de Servicio de menor porte de ventas en el dilema de priorizar a los clientes que prefieren abonar la carga de combustibles al contado.

“Es una decisión de cada operador quien en la medida de sus posibilidades adopta la estrategia que menor impacto negativo le cause en su esquema de costos y beneficios, en momentos donde la rentabilidad está al límite del punto de equilibrio para los colegas más pequeños”, reconoció a surtidores.com.ar, el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Tucumán, Daniel Gargiulo.

Aclaró que no hay sin embargo un planteo colectivo por parte de los asociados sobre esta coyuntura, pero sin embargo dijo saber que es un recurso utilizado más asiduamente desde que escasea el diésel, más aún en esta época a la cual consideró “crítica debido al comienzo de la temporada de zafra”.

En ese marco de situación, de acuerdo a lo que pudo averiguar este medio, no solamente la negativa a aceptar pago a plazo se da con el plástico, sino que en muchas ocasiones se le solicita al consumidor que si piensa pagar con código QR, utilice solamente débito, transferencia o cuenta de dinero en billetera virtual.

Vale recordar que desde fines de 2021, el plazo de acreditación de tarjetas de crédito para las compras de combustible se redujo de los anteriores 28 días corridas a un tiempo de 8 días hábiles.

A pesar de ello, los expendedores siguen exigiendo en la justicia por la baja en las comisiones y una acreditación de no más de 48 horas posteriores a la operación realizada, reclamo que se profundizó en los últimos meses con la suba irrefrenable de la inflación.

Es por eso que las Cámaras empresarias continúan batallando en Tribunales desde el 2018 y ante los diputados y senadores para que las reducciones de comisiones y los plazos estén finalmente plasmados en una legislación, que esté por encima de cualquier gobierno de turno.

compartir