Novedades

Por la inflación, congelan el precio de la ropa hasta el 1 de diciembre

El acuerdo se firmó con más de 60 marcas líderes y los supermercados. Fue un pedido de Massa a los empresarios. Se ajustará por el dólar oficial.

Por la aceleración de la inflación en la indumentaria, el Gobierno firmó este jueves un acuerdo para congelar los precios de la ropa hasta el 1 de diciembre y actualizarlos en los seis meses siguientes en función de la variación del dólar oficial. El entendimiento retroactivo al 5 de septiembre y con más de 60 marcas líderes apunta a frenar la suba de precios en un rubro que registró en agosto un aumento del 109% interanual, según el INDEC.

El nuevo esquema de precios que estará vigente desde este viernes se cerró en una reunión en el quinto piso del Ministerio de Economía encabezada por el secretario de Comercio, Matías Tombolini, con el titular de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Claudio Drescher, el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez, y representantes de firmas premium de prendas y calzado.

“Este acuerdo nos da previsibilidad para cuidar el bolsillo de las y los argentinos y por eso celebramos el esfuerzo por parte de la industria”, dijo Tombolini. «Vamos a trabajar juntos para mejorar la oferta y para que el sector pueda exportar más”, agregó el funcionario, en medio de las dificultades del gobierno para contener los precios y los reclamos de los empresarios para acceder a divisas para importar insumos.

Los precios estarán disponibles en todo el territorio nacional en shoppings, supermercados, y locales propios de las marcas. Mientras tanto, las empresas de indumentaria aguardan que el Gobierno responda sus reclamos, entre los que figuran la flexibilización del cepo cambiario, incentivos para exportar y la necesidad de que el gobierno incluya en el acuerdo a la industria textil -las hilanderas, principalmente-, un actor clave en la cadena de valor.

Del encuentro, que duró dos horas, participó también el ministro de Economía, Sergio Massa, quien agradeció al sector por el esfuerzo, indicó que son medidas para estabilizar la situación y en un tono descontracturado también aludió a las «políticas de género» ante la abrumadora presencia de empresarios varones. «No les pido que pisen el freno, les pido que aprieten el embrague”, les había dicho la semana pasada en un encuentro con las cámaras textiles.

El precio de la ropa saltó al tope de la agenda después de que en agosto las prendas de vestir y calzado superaron la inflación promedio del IPC, que arrojó una suba del 78,5% anual. Los empresarios del sector atribuyen las subas a la escasa oferta de mano de obra en el sector confección, las paritarias, los aumentos de las tarifas de energía y la falta de acceso a dólares para comprar insumos en el exterior.

El acuerdo incluye, entre otras marcas, a Nike, Adidas, Levis, Zara, Vitamina, XL Extra Large, Yagmour, Lacoste, Akiabara, Awada, Bensimon, Billabong, Caro Cuore, Cheeky y Cuesta Blanca. También participa Grimoldi, Grisino, Boer, Jazmín Chebar, Juanita Jo, Kosiuko, Herencia, La Martina, Las Pepas, junto con Lázaro, Maria Cher, Markova, Midway, Mimo, Original Penguin, Paula Cahen D` Anvers, Perramus y Portsaid, Prune, Quiksilver, y Rapsodia.

Massa y Tombolini firmaron el lunes un acuerdo similar con representantes de la industria farmacéutica para extender hasta el 18 de noviembre próximo un esquema de precios de los medicamentos por debajo de la inflación. Y, por otra parte, siguen negociando la renovación del programa Precios Cuidados, que vence el 7 de octubre. La idea es pasar de una canasta de 1.061 productos a otra de entre 500 y 600, con la inclusión de marcas «conocidas».

El IPC subió un 7% en agosto, mostrando una baja respecto de julio, cuando el aumento llegó a 7,4%, el más alto en 20 años. Sin embargo, ya acumula seis meses por encima del 5% mensual y las consultoras esperan hasta un 100% de inflación en 2022.

compartir