Novedades

¿Puede el Gobierno sancionar a las Estaciones de Servicio que fijen sus propios precios?

Ante la advertencia del jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, desde el sector reconocieron que no hay una medida gubernamental que impida aumentar la nafta y el gasoil, sino que el mercado está desregulado por ley, por lo que legalmente no podría haber represalias.

Días atrás, el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, criticó a quienes aumenten los precios de los combustibles en las pizarras de las Estaciones de Servicio y avisó que “se les caerá con todo el peso de la ley a los que cobren por encima de los valores fijados por el Gobierno Nacional”, ya que aseguró que “eso no se puede hacer y no es correcto”.

Sin embargo, Argentina no cuenta con una resolución o decreto gubernamental que fije los montos máximos a los que se puede vender la nafta y el gasoil, sino que estos últimos están desregulados en todo el territorio nacional.

De hecho, los combustibles se rigen por la Ley de Defensa a la Competencia (Ley N° 25156). No hay un valor aprobado por una resolución y hay libre disponibilidad de gas-petróleo y derivados. Es decir que, por derecho, no les podrían hacer nada sobre las tarifas porque no existe tal cosa”, aseguró un abogado especialista en temas energéticos allegado a Surtidores.

Lo único que sí podrían hacer desde el Gobierno es considerar que hay abusos por parte de quienes suben los precios, imputarlos y que salga una medida cautelar que ordene suspender esos aumentos. O que se pongan muy estrictos con los permisos y controles de las bocas de expendio. Aunque eso no debería verse afectado por los valores de la nafta y el gasoil”, agregó.

Asimismo, semanas atrás, las Estaciones de Servicio del país plantearon la liberación de los precios de los combustibles durante un foro latinoamericano de expendedores y se proyectó abogar por el no intervencionismo del Estado, directamente o través de empresas en las que tenga participación, y que sean los propios operadores quienes fijen los valores de venta.

En aquel entonces, Carlos Gold, secretario de Relaciones Institucionales de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), le explicó a este portal de noticias que la importancia del decreto 1212/1989, que establece la desregulación de las refinerías y bocas de expendio, entre otras medidas por más que “no se da en la práctica”.

A lo que se debe agregar la mirada del exsecretario de Energía de la Nación, Emilio Apud, quien recomendó que “se debe cumplir con las leyes y aguantar la opinión pública en contra por la actualización de los valores de los combustibles” y que “las Estaciones puedan definir el precio de sus pizarras”.

compartir