Novedades

Racing perdía ante Banfield con un gol en contra insólito, pero sobre el final salvó el invicto en la Copa de la Liga

Los nervios están alterados en el Cilindro. El final encuentra a Racing con un hombre menos por la expulsión de Tomás Chancalay, que un rato antes había entrado para sacudir la modorra que provocaba Edwin Cardona. Y contra su arco. Un tiro de Agustín Urzi sacude el palo. Todos insultan a Germán Delfino.

¿Es la casa del puntero, primer clasificado a los cuartos de final e invicto en la Copa de la Liga Profesional? Sí, claro. Y el gol de Nery Domínguez, ese cabezazo en tiempo adicional, sólo deja el alivio del empate. Porque la Academia se pareció mucho más al decepcionante equipo en aquellos turbulentos comienzos del ciclo de Fernando Gago que a la versión 2022 que ganó diez partidos consecutivos, la mayoría de ellos, con un fútbol de alto vuelo.

Tal vez, la explicación pueda encontrarse en la cantidad de cambios que hizo el técnico para encarar este partido, guardando sus mejores valores para el duelo del martes ante Cuiabá por la Sudamericana. Aunque la respuesta, probablemente, esté en la presencia de Edwin Cardona

El VAR chequeó porque Alejo Castany, que jugó su último partido, levantó el banderín. Se corrigió el error y Germán Delfino convalidó el gol.

A partir de ese momento, Racing entró en un carrusel desesperante. Y Cardona se fue silbado porque el hincha puede tolerar malos partidos, pero necesita mayor compromiso. El colombiano caminó la cancha. Cuando entró Chancalay, acompañado de los ingresos de Carlos Alcaraz y Fabricio Domínguez, la Academia fue más punzante, tuvo otro carácter.

Y a partir de una guapeada de Chancalay que derivó en el córner, encontró el empate. Ejecutó Tomás, peinó Alcaraz en el primer palo y Nery cabeceó en el segundo.

Después, Chancalay terminó expulsado por insultar a Delfino, que no dirigió bien, tomó decisiones erróneas y calentó el partido con sus ademanes, aunque no ameritaba la reacción del atacante.

Lo pudo perder Racing en el último instante. El palo le dijo no. Gago tendrá que ajustar algunos detalles. De ganar una decena de partidos seguidos pasó a tres sin triunfos. Consecuencias del rendimiento, claro. El resultado, generalmente, no miente.

compartir