Novedades

Reportan un «desmesurado número de patrulleros fuera de servicio» en Rosario

Solo en un playón del Comando dicen que hay 135 vehículos inactivos. Seguridad habla de total imprevisión para el mantenimiento en la gestión previa

El histórico playón del Comando Radioeléctrico de Tarragona y Juan José Paso es un cementerio de móviles policiales. En el lugar yacen inertes más de 100 vehículos que deben estar afectados de seguridad en la calle pero que quedaron fuera de servicio por siniestros o problemas mecánicos. Eso pasa siempre porque los patrulleros tienen una tasa de avería mucho más alta que los automotores de uso civil. Pero según las autoridades entrantes la cifra de patrullas inactivas es desmesuradamente alta e indica como mínimo una llamativa falta de previsión para su reparación.

«La provincia de Santa Fe tiene un poco más de 23 mil efectivos. La ciudad de Rosario hoy tiene veinte autos haciendo patrullajes preventivos. Y tiene que haber doscientos patrulleros, ese es el número óptimo», sostuvo este lunes el ministro de Seguridad Pablo Cococcioni. La razón principal para que no haya más personal volcado a la calle tiene que ver, para las nuevas autoridades, con una falta de presión laboral y de supervisión sobre los recursos humanos de la fuerza. Pero muy marcadamente en Rosario, según señalan en esa cartera, con la desafectación de patrullas que han quedado paralizadas y sin el debido mantenimiento.

Desde las 8 de la mañana del lunes los empleados de la Subsecretaría de Tecnología y Equipamiento del Ministerio de Seguridad empezaron a realizar una inspección que comenzó en la Unidad Regional II sobre el estado de los móviles en el playón de Tarragona. El panorama que encontraron, según palabras de los encargados, es terrible. “Los vehículos no se han mantenido. Encontramos vehículos Ford Focus que con poca plata pueden estar saliendo nuevamente”.

La verificación es vehículo por vehículo. Lo que se nota según consignan las nuevas autoridades es una «notoria desaprensión» en el mantenimiento de la flota que quedó juntando mugre y olvido. Según indican fuentes oficiales el diagnóstico inicial marca que los patrulleros quedaron inactivos por problemas no complejos como parabrisas rotos, baterías agotadas, desperfectos eléctricos o pastillas de freno gastadas. A veces hay averías en las carrocerías por choques, patrullas con motores fundidos o embragues rotos, principalmente en camionetas.

Cococcioni no fue ambiguo al ofrecer este lunes su mirada sobre lo ocurrido. Dijo que la policía está desmantelada y que en la gestión de Omar Perotti hubo recursos materiales para no pasar por estos apremios. «La plata estaba y no la gastaron en seguridad para los santafesinos«. El ministro señala que la gestión busca en los primeros noventa días tener comisionables, es decir aptos para el servicios, 180 patrulleros en Rosario y 80 en Santa Fe para tareas de calle plenas, lo que no incluye vehículos afectados a custodias fijas, trámites o traslados.

Camionetas y autos policiales en el playón. Las nuevas autoridades critican a las salientes por imprevisión para su reparación

Camionetas y autos policiales en el playón. Las nuevas autoridades critican a las salientes por imprevisión para su reparación

 

Los problemas de los vehículos inmóviles también afectan a numerosas comisarías que los tienen al frente lo que además del problema de estar inoperables obstaculiza la calzada.

En la gestión del gobernador Maximiliano Pullaro como ministro de Seguridad entre 2015 y 2019, dicen sus colaboradores de entonces y de ahora, las gestiones de reparación eran sistemáticas y eso era lo que les permitía al final de la gestión, dicen ellos, tener 180 patrullas activas en la calle de modo simultáneo. «En ese momento estábamos arriba de la flota nueva con mucha aplicación. Se rompía una bombilla y lo hacíamos reemplazar desde los servicios oficiales. Desde que se volvió al control administrativo policial de los servicios arrancó la desidia», dijo un funcionario de Seguridad.

La imagen de los patrulleros congelados uno al lado del otro o entre los pastizales es en esta magnitud un hecho muy reciente, según lo señalado a este diario por personal retirado de la fuerza que actuaron en las áreas de la Agrupación Cuerpos, las que usan los móviles. «No se recuerda una cosa así de tanta cantidad de autos parados», dijo un comisario retirado que no quiere dar su nombre. «Quedaban fuera de servicio y los dejaban tirados sin buscarle la solución», agrega. El oficial veterano cree que en el pasado, cuando la gestión era exclusivamente policial, algo así no habría pasado.

Las nuevas autoridades dicen que se encontraron vehículos sin sus GPS, lo que no permiten los seguimientos y su control

Las nuevas autoridades dicen que se encontraron vehículos sin sus GPS, lo que no permiten los seguimientos y su control

«Antes el tema de las reparaciones lo manejaba el jefe de unidad regional con el habilitado (por el jefe de la sección Administración y Finanzas). Es cierto que había una mordida pero el patrullero salía a la calle. O se canibalizaban móviles por ejemplo sacándole una batería al chocado y poniéndosela al que le faltaba. Pero el policía sabe que el patrullero tiene que estar en la calle y un civil no. El jefe de regional no lo deja tirado porque está en juego su puesto», deslizaba ayer mismo el policía consultado, aunque la ecuación de autos en la calle a cambio de corrupción en los manejos de plata llevaron a altos jefes policiales a procesos judiciales. Por ejemplo los ex jefes de policía provincial Rafael Grau y Omar Odriozola.

La discusión

Las tensiones por el mantenimiento de los vehículos entre Pullaro y Perotti se habían manifestado ya antes de la asunción del último como gobernador. Pullaro decía en noviembre de 2019 que como Perotti no había comisionado equipos políticos para la transición de entonces habría problemas en varios frentes, entre ellos los procesos de compra directa o licitaciones para los repuestos de patrullas, que se deben encomendar seis meses antes de las reparaciones. «Ya no hay tiempo para evitar los problemas», dijo entonces Pullaro a este diario. Efectivamente antes de los seis meses los hubo cuando el exjefe policial provincial Víctor Sarnaglia y el exministro de Seguridad Marcelo Sain, en mayo de 2020, tuvieron un choque cuando el primero decía no tener a tiempo compra de neumáticos para las patrullas, lo que resentía el servicio.

En la inspección inicial, dicen autoridades ministeriales, se detectaron vehículos «semioperativos» sin su dispositivo de GPS por lo que no son comisionables, es decir, son no aptos para el servicio. ¿A qué se debe esto? «Tuvo que haber una decisión de intentar ocultar el movimiento de algunos móviles o de usarlos sin que estén geoposicionados», dicen fuentes de Seguridad. El GPS es indispensable para control de gestión y gastos. Esto porque se puede cruzar los kilómetros recorridos de la patrulla con el consumo de combustible. Lo que permite un mantenimiento eficiente de la flota y una tarea de control de los recorridos afectados según las órdenes de servicio.

LC

compartir