Novedades

Se cancelaron todas las exportaciones de peras y manzanas al mercado ruso

Las ventas hoy están totalmente paralizadas. No hay contenedores hacia ese mercado. De lo que ya partió desde el puerto de San Antonio (SAE) rumbo a San Petersburgo, menos del 30% llegará a destino

Solo menos de un 30% de las exportaciones de peras y manzanas que partieron hacia el mercado ruso desde el puerto de San Antonio Este (SAE) llegarán finalmente a destino.

Las consecuencias de la invasión al territorio ucraniano terminaron golpeando a la región del valle de Río Negro y Neuquén. Las ventas a Rusia hoy están totalmente paralizadas. Se cancelaron todos los servicios de contenedores y ya no hay forma de llegar a este mercado.

De las poco más de 35.000 toneladas de peras y manzanas que ya salieron por SAE, en esta primera parte de la temporada, unas 11.300 toneladas tenían como destino final el puerto de San Petersburgo.

Las sanciones de occidente al gigante euroasiático generaron una ruptura en los equilibrios de los mercados internacionales.

Los importadores rusos anticiparon la semana pasada a las frutícolas rionegrinas que los pagos se retrasarían. Pero lo más importante fue el salto que pegó la paridad cambiaria que paso de los 75 a 130 rublos por dólar en solo 30 días.

Esto sin dudas deja fuera del mercado a cualquier país que quiera vender su fruta en ese destino. Hacia principios de febrero una caja de peras en Moscú se podía colocar entre 2.200 a 2.400 rublos quedando unos 30 dólares por caja (CIF). Hoy ese valor se desplomó a cerca de 17 dólares, cifra que, al sacarle todos los costos hasta llegar al Valle, termina dando retornos negativos.

Los embarques de fruta que salieron en febrero por el puerto de San Antonio con destino a San Petersburgo están reorientándose al mercado de Europa. Mucha de esa fruta bajó en Rotterdam y quedó ahí para ser vendida en las góndolas del viejo continente.

El problema es que es de muy baja calidad -que es a que tradicionalmente se envía a Moscú- por lo tanto, no hay que descartar que se pague por ella muy bajos precios y este contexto termine golpeando a toda la pera y manzana argentina en este destino. Muy poco de la oferta llegará a Rusia. Solo cumplirán con sus compromisos aquellas empresas del valle que hace muchos años vienen comercializando con importadores o aquellas que tienen oficinas en Moscú. El resto, huye del mercado.
RN
compartir