Novedades

«Sentimos vergüenza», dura carta de Macri contra el Gobierno por invitar a Maduro y Díaz-Canel a la Argentina

El ex presidente Mauricio Macri rechazó la llegada de los presidentes de Venezuela y Cuba y afirmó que se trata una iniciativa de «un gobierno que languidece en su mediocridad». Santiago Cafiero salió a contestarle y justificó ambas visitas.

El expresidente Mauricio Macri se sumó a la ola de repudios contra la llegada de los mandatarios de Venezuela y Cuba, Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel, que arribarán este martes a la Argentina invitados por el Gobierno para participar de la cumbre de la CELAC. Poco después, el canciller Santiago Cafiero salió a contestarle y justificó ambas visitas.

«La inmensa mayoría de los argentinos sentimos vergüenza de que nuestro país se asocie con otros donde hay persecución, tortura, narcoterrorismo, presos políticos y elecciones fraudulentas que se burlan de la democracia», disparó Macri, en un texto publicado en su cuenta de Facebook.

«Todos los argentinos tenemos la obligación de recordar que Venezuela sufrió el éxodo más grande de la historia de América Latina, porque así lo recuerdan cada día los cientos de miles de venezolanos que viven en nuestro país, que tuvieron que abandonar antes a sus familias, amigos, colegas, vecinos y compatriotas», recordó el exmandatario.

Luego, fue aún más contudente: «Para que quede bien claro: la bienvenida a estos dictadores no la organizamos nosotros los argentinos, sino un gobierno que languidece en su mediocridad, uno que pronto se llevará el desgraciado honor de haber sido el peor gobierno de la historia de la democracia de nuestro país».

Desde el Gobierno, quien no tardó en contestarle fue Cafiero. «Vergüenza es haber condenado al país a volver al FMI después de recibirlo desendeudado. Argentina paga tu inoperancia«, señaló el canciller por Twitter.

Y como parte de su réplica, justificó la llegada tanto de Maduro como de Díaz-Canel, en sintonía con Alberto Fernández, quien sobre el viaje del mandatario chavista salió a decir que «Venezuela es parte de la CELAC y él está más que invitado».

«CELAC es un foro soberano y amplio. El multilateralismo implica debatir sin exclusiones y sin negar las diferencias para mejorar los vínculos entre los pueblos», afirmó el canciller.

Vergüenza es haber condenado al país a volver al FMI después de recibirlo desendeudado. Argentina paga tu inoperancia.

CELAC es un foro soberano y amplio. El multilateralismo implica debatir sin exclusiones y sin negar las diferencias para mejorar los vínculos entre los pueblos. https://t.co/GdC8Tjsip7

— Santiago Cafiero (@SantiagoCafiero) January 22, 2023 » data-providername=»twitter»>

Horas antes, la titular del PRO, Patricia Bullrich, había adelantado que denunció a Maduro ante la oficina local de la DEA por una causa que el venezolano tiene abierta en la justicia de Estados Unidos y lo vincula a un poderoso grupo narcotraficante conocido como ‘el cártel de los Soles’.

También el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuestionó este viernes la decisión de recibir en el país a Maduro y Díaz Canel. No se puede «naturalizar ni permitir que el presidente abrace dictadores».

«Rechazamos contundentemente su visita. No podemos naturalizar ni permitir que el Presidente abrace dictadores. Su presencia en suelo argentino es una provocación injusta y dolorosa para los venezolanos, cubanos y nicaragüenses», escribió Rodríguez Larreta en Twitter.

Por su parte, legisladores de Juntos por el Cambio en la Ciudad presentaron un proyecto para declararlos personas no gratas a los dos líderes y al nicaragüense Daniel Ortega. Los tres llegarán como parte de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), presidida actualmente por Alberto Fernández.

No solo el arco político se expresó en contra. Un grupo de venezolanos residentes en Argentina también aprovechó la confirmación de que Maduro estará en Buenos Aires para la cumbre de la CELAC para radicar una denuncia por violación de los derechos humanos y pedir su declaración indagatoria. Muchos de ellos son víctimas exiliadas, que huyeron del país luego de ser torturados.

«Vergüenza y esperanza»,  el texto completo que publico Macri en su Facebook

En estos días la Argentina recibirá a los dictadores Nicolás Maduro, de Venezuela, y Miguel Díaz-Canel, de Cuba. La inmensa mayoría de los argentinos sentimos vergüenza de que nuestro país se asocie con otros donde hay persecución, tortura, narcoterrorismo, presos políticos y elecciones fraudulentas que se burlan de la democracia. Todos los argentinos tenemos la obligación de recordar que Venezuela sufrió el éxodo más grande de la historia de América Latina, porque así lo recuerdan cada día los cientos de miles de venezolanos que viven en nuestro país, que tuvieron que abandonar antes a sus familias, amigos, colegas, vecinos y compatriotas. Entonces, para que quede bien claro: la bienvenida a estos dictadores no la organizamos nosotros los argentinos, sino un gobierno que languidece en su mediocridad, uno que pronto se llevará el desgraciado honor de haber sido el peor gobierno de la historia de la democracia de nuestro país.

Los argentinos tenemos muy clara la forma de convivir que queremos para el futuro, que incluye volver a integrarnos con el mundo, ser miembros activos del G20, ingresar finalmente a la OCDE y firmar tratados de libre comercio, siempre con la libertad como compañera.

Hoy, lamentablemente, no tenemos ese tipo de gobierno. Tenemos, por el contrario, un Poder Ejecutivo que abusó de su poder durante las cuarentenas de 2020 y 2021 e intenta ahora alterar el funcionamiento de la República atacando a la Corte Suprema, mientras defiende sin pudor a gobiernos autoritarios en los foros internacionales.

Pero hay una buena noticia. Antes de fin de año este gobierno terminará. Las urnas decidirán tener un gobierno que respetará la ley y las instituciones de la democracia, que protegerá las libertades, que desterrará la agresión mafiosa como metodología, que no presionará a la oposición, a la prensa o los jueces. Nunca más le daremos la bienvenida a los dictadores.

Ya estamos en ese capítulo final de esta era horrible. Pronto empezará un largo tiempo de progreso económico y libertad. Nuestro país se abrirá, liberará las fuerzas creativas y trabajará junto a otros por el bienestar mutuo de nuestros pueblos. Lucharemos juntos. Construiremos un futuro espectacular.

compartir