Novedades

Sergio Dalcol: «No podemos producir en un cambalache de medidas atadas con alambre»

En su discurso de la inauguración de la edición 129°, el presidente de la Sociedad Rural Gualeguaychú, Sergio Dalcol, valoró que «esta nueva Exposición de Ganadería es un motivo de celebración porque marca la vigencia y el protagonismo de la entidad y de las actividades rurales».

Luego de «agradecer a todos los que hicieron posible que esta muestra se haya hecho realidad, aprovecho para realizar una despedida anticipada pues mi mandato vence en abril del próximo año».

A modo de «balance de la gestión que me tocó conducir» sostuvo que «el trabajo cotidiano de esta comisión directiva habla de un compromiso social que va más allá del sector al cual representamos, porque nos sentimos parte de una ciudad, de una provincia, de un país al cual queremos».

En su discurso destacó la presencia de Juan José Bahillo en la muestra: «Valoramos enormemente que nos acompañe. Para quien en algún momento fue directivo de esta institución y hoy ocupa el más alto cargo en la dirección de la producción agropecuaria del país, le pedimos que tenga en cuenta esas raíces y que atienda los reclamos y necesidades de nuestro sector, muchos de los cuales son los mismos que hace unos 20 años, cuando participamos juntos de una comisión directiva y le reclamábamos por estos mismos temas al gobierno de aquella época».

«ENDEREZAR EL RUMBO»

Dalcol precisó que «el presente nos marca una crisis de valores alarmante. Situación que se explica por una multiplicidad de factores, pero que encuentra espejo en una clase política que todos los días corre los mojones de la ética. No hay ejemplos, casi todo da lo mismo y sin bases firmes y claras desde arriba, es muy complicado enderezar el rumbo. Todos los días resuenan en nuestros oídos la letra del tango “cambalache”.

Ya va siendo hora que la sociedad, las instituciones y entidades enfoquemos nuestros objetivos hacia un futuro distinto donde los valores sean materia irrenunciable. Donde la verdad, la honestidad y la capacidad sean elementos obligatorios y fundacionales para una nueva forma de entender la política en todas sus variantes. Y con estos valores como norte comencemos a dar los cambios profundos que necesitamos».

Dalcol pidió «ordenar la macroeconomía, no podemos seguir produciendo en este cambalache de medidas muchas veces atadas con alambre. Tampoco sirven las soluciones de corto plazo que significan pan para hoy y hambre para mañana, por que benefician a unos pocos y causan un gran desequilibrio dentro del sector, al jugar con distintas reglas de juego el mismo partido. Debemos despejar el horizonte y para ello necesitamos programas claros y de largo alcance. Tenemos que empezar a usar más el sentido común».

«Tenemos que aprender a llamar a las cosas por su nombre, sin eufemismos ni frases épicas, un ajuste es un ajuste y no es de izquierda ni de derecha, es pagar por lo que recibimos lo que vale y tanto oficialismo como oposición así deben explicarlo de cara a la sociedad, si pretenden que de una buena vez maduremos como tal.

Hemos escuchado en estos días que se ha efectuado un recorte en áreas muy sensibles para la ciudadanía como educación y salud, y entendemos que si queremos ordenarnos debemos atravesar un oscuro túnel, pero con la confianza que el final del camino será luminoso y que servirá para construir una patria más justa y vivible, pero para ello es indispensable e imprescindible que la dirigencia política, en todos sus estamentos y en todos los niveles, realicen un gesto de austeridad para con el resto de la población. No se nos puede pedir a los ciudadanos que entendamos el ajuste cuando se sigue derrochando dinero en cargos innecesarios o con sueldos que no son compatibles con la realidad económica del país», cuestionó el dirigente.

A su vez dedicó un párrafo a las cuestiones de género, «tan en boga en estos tiempos, en nuestro caso podemos decir con orgullo que la mujer tiene un lugar destacado en nuestra Rural y que no necesitamos hablar en lenguaje inclusivo para demostrar el valor que ellas tienen dentro de la institución, y que los lugares que hoy ocupan se lo han ganado por su esfuerzo, capacidad y dedicación».

Respecto del uso de fitosanitarios, el presidente de la SRG dijo que «somos defensores a ultranza del ambiente. Que nos sometemos a las verdades de la ciencia en cada tarea que emprendemos y que no defendemos a los productores que hacen mal las cosas. Y en ese sentido compartimos las expresiones suyas, señor secretario, que son momentos de privilegiar la economía del conocimiento, de la tecnología, que no es más que ese conocimiento científico aplicado a la producción de bienes y servicios.

Pero es menester de la dirigencia política la de aplicar ese mensaje con toda claridad, porque no podemos ser rehenes en nuestra ciudad de políticas contradictorias. Mientras desde el gobierno nacional se apoya y se alienta la aplicación de los diversos avances tecnológicos, vemos como en la política local se dedican sistemáticamente a prohibir con argumentaciones falaces, carentes de todo rigor científico y con altas cargas ideológicas, aquello que para la humanidad es un gran avance», criticó respecto de la gestión del intendente Martín Piaggio.

DELITOS RURALES

Reconoció avances en el tema de la seguridad al afirmar que «desde esta tribuna, innumerables veces se ha reclamado a los gobiernos de turno por los delitos rurales. Sentíamos una sensación de abandono, que estábamos librados a la suerte de ser las próximas víctimas de un robo, que nadie hacia nada y cuando los delincuentes eran aprendidos, funcionaba la puerta giratoria de la justicia.

Pero podemos decir que gracias a un gran trabajo en conjunto entre las autoridades policiales, que han demostrado un gran profesionalismo y dedicación, sumado a la celeridad y probidad con la que viene actuando la justicia, y con el apoyo efectivo de las gremiales que trabajamos en la ciudad, a pesar de hechos aislados hoy se vive un clima de seguridad, pues el delito ha disminuido en forma sustancial y los que delinquen, pagan las consecuencias de sus actos con la cárcel. Estos hechos y esta manera de trabajar es la que nos alienta a seguir en este camino».

compartir