Novedades

Tarde o Temprano iba a pasar: ¿Comenzó la intervención al gobierno de Alberto Fernández?

¿Comenzó la intervención al gobierno de Alberto Fernández? Durante las últimas horas presentaron su renuncia Wado de Pedro, Martín Soria, Jorge Ferraresi, Roberto Salvarezza, Juan Cabandié, Paula Español, Luana Volnovich y Fernanda Raverta. Preocupante golpe al poder presidencial.

La catastrófica derrota en las PASO comienza a sembrar el tendal dentro del Frente de Todos. Las exigencias de cambios en los gabinetes de nación y de provincia tuvieron una respuesta diferenciada. Todo el gabinete de Axel presentó su renuncia esta mañana y, ante la negativa de Alberto de avanzar en el mismo sentido, los ministros K y las titulares del PAMI y de la ANSES las presentaron por su cuenta, para marcarle la cancha al presidente.

En la tarde de ayer, Cristina y Alberto se reunieron durante tres horas y media en Olivos. Volaron misiles y llegó un ultimátum: “O cambiás o no seguís”.

Alberto respondió esta mañana presentándose en un evento con Martín Guzmán, confirmándolo tácitamente. La contestación no se hizo esperar: ministros y funcionarios cristinistas presentaron sus dimisiones.

Había mar de fondo. Varios intendentes del PJ se habían mostrado disconformes tras las PASO con la campaña y la gestión del gobernador. Mientras que algunos le exigían “más kirchnerismo” y, otros, más apertura de su gestión a otras fuerzas políticas y agrupaciones dentro del espacio. Tampoco faltaron las demandas de los sindicatos peronistas y de los movimientos sociales.

Los cuestionamientos que se realizaban de manera solapada sobre la gestión de Axel en la provincia irrumpieron el día después.  En Santa Cruz, Alicia Kirchner –vieja guerrera en estas lides- le exigió la renuncia a todo su gabinete. Este miércoles por la mañana, todo el gabinete de la provincia de Buenos Aires puso la renuncia a disposición. Alberto continúa resistiéndose, pero el riesgo de vaciamiento de su gobierno lo pone al borde de la catástrofe.

Para el caso bonaerense, tanto los intendentes como el massismo habían puesto en cuestión la insulsa campaña desplegada, el desempeño de varios ministros y, sobre todo, la falta de apertura del gobierno de Kicillof, quien compuso un gabinete repleto de amigos porteños y ex funcionarios macristas.

A pesar de que compiten por la sucesión de Cristina y la relación entre ambos no es la mejor, las críticas de los intendentes unificaron a Axel y a Máximo Kirchner en la responsabilidad de la derrota. La ofensiva de La Cámpora sobre los territorios, intentando expulsarlos utilizando la ley sancionada en 2016 que impide la reelección indefinida, es algo que los alcaldes no están dispuestos a aceptar en el futuro. Por esta razón varios de ellos confían, en off, que no movilizaron a su base electoral el domingo pasado, para imponer condiciones a futuro con el resultado de las PASO puesto.

También aseguran que recurrirán a la Justicia para reclamar sobre la inconstitucionalidad de la aplicación de la citada ley en 2023, ya que de este modo tendría efectos retroactivos.

En su marcada de cancha a Axel y a Máximo, los intendentes subrayaron que, a diferencia de lo que sucede en el gabinete presidencial, ellos no tienen representación alguna en el de la provincia. Esto no sólo es considerado como un “ninguneo”, sino que expone a la administración de Axel a quedar absolutamente desconectada de lo que sucede en el territorio.  Sólo de este modo –afirman- el delfín de Cristina pudo sorprenderse de lo acaecido en las PASO.

Las posiciones de los referentes provinciales no son coincidentes. Mario Secco (Ensenada) afirmó que hace falta “más Cristina y que “cuando queremos esconder el kirchnerismo no nos va bien; cuando el kirchnerismo se pone en valor se gana”. En tanto, el diputado provincial massista, Rubén Eslaiman, reclamó que “todos los ministros y secretarios de estado tienen que presentar la renuncia a nivel nacional y provincial, después quedará a decisión del presidente y el gobernador recibirlas o no. Lo dijo Cristina hace unos meses, hay ministros que pareciera que están para cobrar el sueldo”.

Del lado de los movimientos sociales –también excluidos de la gestión de Kicillof- Juan Grabois enfatizó: “Votó mucha menos gente en los barrios. Los militantes votamos enojados, imaginate la gente”.

Kicillof escuchó las demandas y solicitó que todo su gabinete ponga la renuncia a disposición. Así, el cristinismo comenzó a marcarle la cancha. Horas más, tarde la operación se completó con la presentación de renuncias de las primeras líneas K dentro del gobierno nacional.

La situación interna del Frente de Todos es caótica, tanto a nivel nacional como provincial. Todos exigen cambios drásticos, aunque están muy lejos de coincidir en la clase de cambios que requieren.

Finalmente, Alberto está obligado a elegir entre el sometimiento o la autonomía.

Realpolitik

compartir