Novedades

Tarifa eléctrica: preocupa a las pymes entrerrianas a quita de subsidios

Si bien las pymes no saben aún cuál será el impacto en las boletas, muchas prevén trasladar las subas a los precios.

Considerando un informe difundido en agosto por los consultores Mauricio Roitman y Luciano Caratori, en Entre Ríos la inquietud se agudiza, ya que se ubica entre las tres primeras provincias en las que la luz es más cara: en el primer lugar está Tucumán, y en el segundo Neuquén.

Este mes la suba es el 20 por ciento, y habrá un aumento del 40 por ciento en noviembre y otro 40 por ciento en enero, lo que incrementará los costos de los sectores productivos y comerciales. Según cálculos oficiales, los comercios pagarán ahora entre 22 y 27 por ciento más; y para el resto de los meses hay quienes estiman que al final del proceso el incremento alcanzará entre un 140 y 180 por ciento.

Marcelo Quiroga, empresario gastronómico, presidente del Centro Comercial e Industrial de Paraná (CECIP) y vocal de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) comentó al respecto: “Indudablemente esto va a impactar en el comercio en general, sea del rubro que sea, porque estamos hablando de una tarifa que se va a incrementar considerablemente”.

Si bien aclaró que está a favor de que se pague “lo que corresponde en cuanto al valor real de todos servicios”, indicó que “debería aplicarse de una manera menos abrupta, tal como se llevó adelante durante la presidencia de Mauricio Macri”.

“Lo que debería hacerse es normalizar la economía argentina, para empezar a salir del estancamiento en el que nos ha sumergido este último gobierno”, opinó el dirigente, y refirió: “De la manera en que se implementa ahora la quita de subsidios tendrá un impacto negativo el impacto, porque evidentemente uno de cierta forma tiene que reestructurar toda su lista de precios, evaluarla nuevamente y agregarle ahora este incremento tarifario que va a incidir en el costo final del producto que uno comercializa”.

Asimismo, manifestó: “Entre Ríos tiene una de las tarifas más caras, debido a la gran cantidad de impuestos que tiene”, dijo, en referencia a la alta carga tributaria que encarece el servicio. Y sostuvo: “Este es un reclamo que se viene haciendo desde hace años de parte de entidades como los centros comerciales de Paraná y de todas las localidades de la provincia, también de la Federación Económica de Entre Ríos (FEDER), la Asociación Hotelera Gastronómica y las distintas cámaras empresariales, pero nunca logramos quitar la cantidad e impuestos que tiene la tarifa eléctrica entrerriana, para que sea realmente una tarifa competitiva para lograr la radicación de más empresas e industrias”.

Sobre el valor del servicio, Raúl Marsó, empresario del sector avícola del Departamento Colón y vicepresidente de la Unión Industrial de Entre Ríos, recordó que a lo largo de 2022 la luz ya tuvo dos aumentos que encarecieron los costos de producción: “Nosotros ya tuvimos incrementos este año: un 20 por ciento en febrero y un 60 por ciento en julio. Ya los tenemos incorporados a nuestros costos en la parte industrial, en todo lo que molinería, en la planta de faena y en incubación; y también en las granjas, que son grandes consumidoras de energía eléctrica y también de gas, con cada vez mayor consumo por la modernización de la granja, que lleva a tener una ventilación adecuada y esto hace que la cantidad de energía eléctrica que se gasta sea el doble o triple que en los galpones convencionales”, comentó.

Sobre la posibilidad de que impacten estos aumentos en los precios, aclaró que en su sector “esto se traslada a los costos de producción, pero los precios dependen de la oferta y demanda”, y explicó: “En este rubro si tenemos que aumentar los precios lo hacemos, al igual que si debemos bajarlos, porque al producto hay que venderlo y no tenemos mucho margen, porque hay que vaciar las cámaras para recibir la nueva mercadería”.

Leonardo Schey, presidente de la Cámara Entrerriana de Turismo (CET), también analizó los efectos de la quita de subsidio a la tarifa eléctrica: “Obviamente en el sector turístico nos vamos a sentir terriblemente afectados por este recorte, en el que nos venimos recuperando luego de las restricciones de la pandemia y no necesitamos un golpe de estas características”.

En este marco, explicó: “En nuestra actividad, la calidad de los servicios depende pura y exclusivamente del confort que se le pueda brindar al turista, y si un hotel que no tiene la habitación bien calefaccionada no se queda. Y para eso se gasta energía. Una propuesta que impulsamos es que después de determinada cantidad de kilovatios haya una tarifa plana para el sector y no que con un consumo mayor que se genera cuando hay mayor ocupación, sea más cara la luz”.

También recordó que se viene solicitando que Entre Ríos adhiera a la Ley nacional de Turismo 25.997 para que se considere la actividad como industria y “poder acceder a beneficios energéticos, tributarios, crediticios y los demás que tiene ese sector”, por lo que esperan reunirse en breve con la vicegobernadora Laura Stratta para avanzar en este pedido.

Jorge Neri, referente de los Jóvenes Empresarios de la Federación Económica de Entre Ríos (Jefeder) –con representación del sector en la CAME– y presidente del área joven del CECIP, también concordó: “Estamos entre las provincias con la luz más alta del país. Tuvimos la semana pasada una reunión ampliada de la FEDER en Villa Elisa y tuvimos oportunidad de escuchar a los referentes de toda la provincia, y todos manifestaron esta preocupación”.

El empresario, que innova en un rubro nuevo, recordó que antes fue titular de una franquicia vinculada a la gastronomía y precisó lo difícil que es afrontar los costos energéticos: “Tenía la franquicia Sanduba, donde gastaba muchísimo de luz, e incluso el cierre del local lo termina provocando una deuda acumulada de medio millón de pesos. Hoy en día estoy en un rubro nuevo que se llama grow house y tengo un grow shop, que es un vivero específico para la gente que hace autocultivo de cannabis, una actividad en la que se ocupa muchísima luz también, ya que hay mucho cultivo de interior que se realiza en base a luminarias”, indicó.

Acto seguido, observó: “En el caso de cooperativas y distintas posibilidades de producción legal, van a estar atadas a todo este tipo de cuestiones. Porque si se quiere producir aceite de cannabis y exportar, y hay provincias en mejores condiciones que la nuestra, obvio que nos vamos a quedar afuera. Esto nos atraviesa en todos los rubros y nos pone en una falta de competitividad muy grande como provincia”.

Por otra parte, lamentó que esta quita de subsidios de en la tarifa energético que afectará los sectores empresarios se sume a otras medidas que desalientan al sector, como el encarecimiento de las tasas de interés para quienes tienen deudas con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que “en muchos fueron generadas por la inactividad durante la cuarentena en algunos rubros”, dijo.

En este orden, Manuel Gabás, secretario de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) en Entre Ríos, señaló que otra medida que afecta al sector es la reciente exclusión de créditos blandos para aquellas pymes que no exportan, y concluyó: “Creo que es lo que más ha afectado a las pymes que hasta hace algunas semanas estaban incluidas en estos créditos para determinados proyectos, y ahora se reducen únicamente para la industria o los sectores que tienen capacidad de exportación. Quedamos supeditados a la tasa comercial, que es más cara, y eso va a retrotraer la producción”.

Fuente: UNO

compartir