Novedades

Tarifas: subirían 250% las facturas de los usuarios sin subsidios

El costo del gas se multiplica por 4 para los hogares con mayor capacidad de pago. Si se traslada entero a las tarifas, se triplicarán en el invierno. Es parte del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para bajar los subsidios.

Unos 760.000 usuarios del servicio público de gas natural por redes perderían a partir de junio los subsidios que pone el Estado y verían un aumento en torno al 250% del precio final de sus facturas, en el medio del invierno.

Los informes técnicos que presentaron la Secretaría de Energía y el Ministerio de Economía en la previa a las audiencias públicas de la segunda semana de mayo son imprecisos por distintas cuestiones inciertas como los precios internacionales del gas y el avance acelerado de la inflación.

Además, están sujetos a una decisión política del Frente de Todos, dividido entre otras cuestiones por el rumbo económico, en el que los subsidios y las tarifas son un eje clave.

Pero los números volcados en los documentos oficiales permiten anticipar que el costo promedio del gas (mix entre producción local e importaciones) será de 5,76 dólares por millón de BTU, equivalente a $ 25,24 por metro cúbico (m3).

En la actualidad, todos los usuarios de la red abonan un promedio de u$s 1,41 por millón de BTU, por lo que de mantenerse sin cambios esta porción de la factura, el Estado se estaría haciendo cargo de un 75,6% del total del costo mediante subsidios.

Los incrementos serán de 18,5% a 25,5% para el 65% de usuarios de «clase media», sin plena capacidad de pago del costo del gas
En el primer trimestre, último dato preciso con el que trabajó la Subsecretaría de Hidrocarburos, el costo promedio del gas rondó los u$s 3,50 y los hogares abonaron u$s 1,55; es decir, un 45% del total.

SEGMENTACIÓN DE TARIFAS

Mientras los usuarios residenciales que tienen tarifa social (cerca de un 25% del padrón) no recibirán más aumentos -ya vieron una suba del 20% en marzo-, la «clase media» (65% de hogares) tendrá en junio un incremento de entre 18,5% y 25,5% final en las boletas, que les llegarán a mediados de julio -tras la lectura de los medidores- y las abonarán casi a las puertas de agosto.

La actualización acumulada en todo el año será menor al 42,7%, que es el equivalente al 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) de 2021.

Los usuarios con tarifa social (25% del total) no tendrán nuevos aumentos en el gas natural por redes en el resto de este año

Asimismo, el sector con mayor capacidad de pago (10% restante) verá trasladado el costo pleno del gas y se les triplicarán las facturas en invierno.

Los ajustes de las tarifas con segmentación son la parte central del acuerdo que la Argentina firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en cabeza del Ministerio de Economía. Pero todas estas proyecciones están atadas a que el Gobierno avale el traslado a las tarifas (pass through) de los mayores costos del gas, a cargo del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).

La relación entre el ministro Martín Guzmán y el interventor Federico Bernal es cordial, aunque éste último responde a las directivas de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien considera que los aumentos de tarifas son recesivos y perjudican a los ingresos de los trabajadores.

En una entrevista por Metro 95.1, Bernal sostuvo que «no vamos a hacer que la gente tenga que elegir entre pagar el gas y comprar medicamentos«.

El FMI pide una reducción de los subsidios equivalente al 0,6% del Producto Interno Bruto (PIB), cercana a los 3000 millones de dólares, sobre una base de u$s 11.000 millones en 2021.

Los expertos del sector y los ejecutivos de empresas calculan que, lejos de descender la cuenta de las subvenciones estatales a la energía, treparán por encima de los u$s 15.000 millones.

CUÁNTO ES EL GASTO EN GAS POR REDES EN INVIERNO

Entre los ejemplos planteados por la Secretaría de Energía surge que un usuario residencial promedio de Buenos Aires (R31) sin tarifa social ni incluido dentro del 10% de mayor capacidad de pago abonó en la factura de julio del año pasado unos $ 2505 (antes de impuestos) por el consumo de 191 m3.

En el mismo mes de 2022, a igual consumo, pagará $ 3505 sin impuestos, con un salto anual de 43,1% y un aumento promedio de 42,7%.

Pero en el caso de pertenecer al sector que quedará excluido de los subsidios, la boleta podría saltar a $ 6405 sin impuestos, con un ajuste de 255% anual en julio y de 227% en marzo de 2023.

De acuerdo a la Subsecretaría de Planeamiento Energético, que conduce Santiago López Osornio, habrá dos criterios para considerar la exclusión de los usuarios de los subsidios a la energía eléctrica y el gas:

  1. Criterio espacial: pagarán las tarifas plenas de luz y gas los 480.359 usuarios residenciales de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) encontró en polígonos «de alta capacidad de pago» como urbanizaciones cerradas (countries) y manzanas en donde el m2 supera los 3700 dólares
  2. Criterio de ingresos – socioeconómico: quedarán sin subsidios las familias que cuenten con ingresos superiores a 3,5 Canastas Básicas Totales de un «hogar tipo 2» (familia tipo), que en marzo fue equivalente a casi $ 314.000 y los que tengan
  • 3 o más inmuebles registrados
  • 3 o más vehículos con antigüedad menor a los 5 años
  • Aviones o embarcaciones de lujo

La estimación oficial sobre el costo total de la provisión de gas para los usuarios domiciliarios alcanzaría los u$s 3063,6 millones, equivalentes a $ 363.893 millones, aunque podría descender si consigue importar gas licuado a menor valor. Este miércoles, Energía Argentina (Enarsa) recibe ofertas de traders para una ventana de compras en junio y julio.

Cronista

compartir