Novedades

Thomsen: «Quiero pedir disculpas porque nunca tuve la intención de matar a alguien»

Uno de los rugbiers más complicado pidió declarar luego de escuchar a su madre frente al tribunal de Dolores.

En el marco de la decimoprimera audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, Máximo Thomsen, uno de los rugbiers más complicados, pidió declarar luego de escuchar a su madre frente al tribunal.

«Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Escuché varias cosas sobre mí durante varios años. No me reconocía porque generaban tanto odio hacia mi persona. Yo jamás en la vida tendría la intención de matar a alguien», sostuvo el rugbier ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

Previamente había llorado mientras declaraba la mamá de Blas Cinalli y siguió quebrado cuando le tocó a la suya, Rosalía Zárate.

Tras su pedido de disculpas, contó cómo llegaron al boliche y lo que pasó en la noche del crimen de Fernando: «Empezamos a tomar alcohol desde temprano. Fuimos con dos heladeras llenas a la playa. Cuando estábamos medio mamados fuimos a comprar las entradas para Le Brique«, relató.

Y continuó: «Fuimos a la previa, llevamos más alcohol. Después, tipo 3:30 fuimos al boliche. Había mucha gente, estábamos tomando y conociendo una chica. Se te caía el vaso de tanto movimiento que había. En una ocasión dije ‘basta de empujar’. Me respondieron ‘estamos todos en la misma’. Siento que me pegan y ahí vienen los de seguridad«.

«Me empiezo a correr y pregunto por qué querían sacarme a mí. Me cruzan el brazo y sentí una presión muy fuerte, me asusté y me llevé las manos para tratar de evitar que me asfixiara, escuché que decían ‘llévenlo a la cocina que lo cagamos a palo'», recordó, tras lo cual que fue sacado del lugar.

«Yo quería entrar de nuevo, pero mi amigo me dijo que no me preocupara. Miré para el costado y vi un grupo grande de chicos como que se iban a enfrentar con mis amigos. Cuando llego a la ronda y se abre, siento un golpe en la cara y reacciono. Pegué una o dos patadas, no sabría a quién ni cómo«, completó.

La fiscalía le preguntó si le había pegado patadas a la víctima, a lo que Thomsen respondió: «No sé, no recuerdo a quién le pegué ni cómo. En el momento estaba como en shock con todo lo que había pasado antes y entré en esa situación».

Durante su testimonio se negó a reconocer al resto de los rugbiers en los videos del ataque a Fernando Báez Sosa: «No voy a responder por otras personas«, sostuvo.

Por otra parte, explicó cuándo se enteró del crimen: «Al otro día supe lo que había pasado. Cuando estábamos todo en el piso (la policía) nos dicen: ‘¿Ustedes saben por qué están acá? Ustedes mataron un pibe’. Ahí recuerdo que me empezó a dar vuelta la cabeza, empecé a vomitar, me empecé a sentir muy mal. No lo creía hasta el otro día. Mi cabeza no lo podía procesar porque no lo entendía«.

Luego tomó la palabra el querellante Fernando Burlando y Thomsen rápido, reaccionó: «No me siento cómodo respondiendo preguntas a una persona que me insultó mientras estuve detenido, insultó a mi mamá y no me siento cómodo respondiéndole. A la parte no quiero responder».

Tras haber hecho cuatro preguntas y Thomsen aclarar que no le iba a responder, la presidenta del Tribunal insistió al imputado sobre si quería o no seguir declarando: «No voy a responder», cerró el interrogatorio.

 

Noticia en desarrollo.

compartir