Novedades

Un parrillero fue atacado con una pala y perdió los dos ojos

El hombre cocinaba en su local cuando fue agredido por otro, que también le dio con un fierro. La víctima está internada y el agresor, detenido. Ocurrió en Berisso.

Eduardo Muñoz, más conocido por todos los vecinos del barrio como «El Tata», quien es dueño de una parrilla situada en la localidad de Berisso (provincia de Buenos Aires), fue atacado a golpes en la cabeza con una pala de asar y un fierro. Desde entonces, se encuentra internado en terapia intensiva, en estado crítico. Dada la gravedad de las lesiones ya perdió la visión de los dos ojos.

Todo el barrio pide Justicia y que el agresor identificado como Leandro Martínez, hermano de Osvaldo «El Karateca» Martínez acusado de cometer un cuádruple crimen en 2011, continúe tras las rejas

De acuerdo a lo indicado por fuentes allegadas al caso, el hecho tuvo lugar el pasado sábado 16 alrededor de las 16:30 en la parrilla al paso que Eduardo decidió poner hace un año cuando se jubiló luego de la pandemia del COVID.

Según el testimonio de los vecinos, «El Tata», de 66 años, estaba cocinando cuando por causas que se desconocen un hombre de 35 años lo golpeó brutalmente en la cabeza con la pala de hierro y con un fierro. Inmediatamente la víctima fue trasladada al hospital San Martín de La Plata, donde quedó internado y se encuentra luchando por su vida luego de perder sus dos ojos y hasta piezas dentales. La causa está caratulada como tentativa de homicidio.

Gustavo Muñoz, sobrino de la víctima, dijo que el rostro le quedó desfigurado: «Tiene fractura de cráneo, tabique, frente, pómlos y maxilar. Hasta le sacó el globo ocular, y perdió los dos ojos. Lo rompió todo», aseguró.

«Le colgaba el ojo y le seguía pegando, lo quería matar», agregó otro de los sobrinos de El Tata, cuyo estado de salud todavía es delicado. El joven destacó que su tío estaba tendido en el suelo e indicó que el agresor le causó heridas en los pómulos, el maxilar y el cráneo. «Lo rompió por completo», precisó.

 

compartir