Novedades

Una bici nueva y el sueño de ser ingeniero civil: la historia del chico asesinado en Quilmes

Por el hecho, hay tres detenidos. El arma blanca, tipo cuchilla, utilizada en el hecho, fue secuestrada en la arteria de Lugones entre Mozart y Syerra de la localidad del sur del Conurbano bonaerense.

La Policía confirmó que detuvo a tres presuntos agresores y que encontró el arma blanca con la que el joven fue apuñalado, en el marco de la investigación del crimen de un joven de 17 años en Quilmes.

La Policía científica y la DDI Quilmes, a cargo del operativo de búsqueda y las pericias correspondientes, detuvo a dos hombres, en el domicilio de uno de los presuntos agresores ubicado en Mozart entre Lugones y Juan Cruz Varela.

Allí, se realizaron rastrillajes y se incautó una campera negra y una remera clara, que coinciden con las imágenes del video del ataque.

Se trata de Rodrigo Rivas, de 19 años y Lautaro Brian Lagos, de 20 años, los dos de nacionalidad argentina.

Según aclararon las autoridades a cargo, el tercer sospechoso, Juan Cruz Nazareno Mejías (20), fue hallado oculto en la misma manzana.

Según se informó, el presunto agresor se cambió de vestimenta en aquel domicilio. La ropa, que contenía manchas de sangre, será peritada en las próximas horas. En tanto, fuentes policiales informaron también que el arma blanca, tipo cuchilla, utilizada en el hecho, fue secuestrada en la arteria de Lugones entre Mozart y Syerra.

Una vida, un sueño de un chico de 17 años, que terminó en manos de atroces delincuentes

Lucas Iván Cancino (17) salió, como todos los días, poco antes de las 7.30 de la mañana. Pedaleó por Ascasubi y llegó hasta 69 bis. «Fue en el tanque«, repiten los vecinos que señalan una vieja estructura del Barrio Naval de Ezpeleta, en Quilmes, al sudeste del Conurbano.

Allí, otro joven lo increpó para que se bajara de la bicicleta. Le exigió que se la entregara y, aunque hacía apenas un mes que su mamá se la había regalado, él acató.

No está claro si fue el gesto, la fuerza o que accedió a dárselas pero no a resignar el celular y la mochila. Pero así, delante de los vecinos que tomaban mate en el balcón, de los padres que caminaban con sus hijos hasta la calle Derqui para tomar el colectivo, lo apuñalaron en el pecho.

La bici quedó ahí, tirada en una vereda, y apareció el segundo asaltante gritando ‘vamos‘ y ‘corré‘. «Se fueron para abajo», describen los vecinos mientras señalan un arroyo seco, a pocos metros, que se convirtió en una toma de tierras primero y en un barrio de emergencia después.

Lucas caminó como pudo los 120 metros que lo separaban de la casa de su abuela. Nadie sabe cómo hizo para lograrlo, hasta que se desplomó en la vereda de Combate Naval de Quilmes al 1500.

Ana Aimone tiene 81 años y es una vecina del barrio de «toda la vida». Hace poco enviudó y perdió a su esposo, un marino retirado conocido por todos. Ya había despedido a su nieto y, como en una rutina de lo más normal, sacó los bidones vacíos del dispenser de agua esperando al sodero.

No terminó de acompañarlos que lo vio: Lucas llegaba, agarrándose el pecho, y alcanzó a decir: «Me robaron«. En medio de la desesperación, perdió la conciencia y falleció.

Para cuando llegó su mamá, Sabrina Soledad Cancino (40), una docente de la escuela secundaria N° 13 de Bernal, el SAME había constatado la muerte.

Ese lugar cercado por la Policía, tapado con lonas de la Bonaerense, se convertirá en el punto de encuentro de una marcha que ahora pide justicia por el crimen de Lucas y seguridad para el barrio.

«Podría haber sido mi hijo«, dice Laura, una vecina que aprieta fuerte a su hija adolescente a cada rato. «Yo me salvé por un pelito», repite otra que justo esta mañana se quedó dormida y no llegó a pasear el perro en el horario habitual.

Natalia Cancino (43) es la tía de Lucas. Es la que custodia la puerta y quien ahuyenta a vecinos, periodistas y curiosos. No quiere que nadie irrumpa en este duelo. «Respeten el dolor de la familia», exige cuando se acumula mucha gente curioseando sobre lo que pasó.

En sus redes sociales elige despedir a su sobrino: «Tu última foto mi ángel. Por siempre serás el bebote de la tía«, publicó.

Otro de los sospechosos. Foto Andrés D'Elía.

Otro de los sospechosos. Foto Andrés D’Elía.

También posteó: «Mi angelito, te mataron, tan solo 17 añitos . Mi bebé. Hoy estás junto a tu abuelo«.

Sus maestras contaron que Lucas se había anotado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para seguir la carrera de ingeniero civil.

Víctor Hugo Ruiz tiene 72 años y desde hace casi 40 vive en el barrio. Es administrador del consorcio y contó a Clarín: «Estábamos en la vereda y lo vimos caer. No le llegaron a sacar ni el celular ni la mochila, y la bicicleta la dejaron tirada, después la trajeron los vecinos. Está muy complicada la situación en el barrio, hace tiempo que los robos aumentaron. Es algo de todos los días».

Él habla y otros aportan, se quejan del mal estado de las calles, de la plaza sin custodia, de los asentamientos y de las cámaras que no funcionan.

La víctima.

La víctima.

«Supuestamente iban a arreglar las calles y por eso corrieron las paradas de colectivos, ahora todos pasan por Derqui. La gente se toma un remís por cinco cuadras, porque a la mañana pasan y te roban. Es una locura, pedimos que pongan un patrullero fijo y nos dijeron que no tenían personal. Ahora pasó esto y llenaron todo de Policía acá entonces. ¿Cómo es?», se quejó María, otra vecina, que tiene dos hijos.

Y se indigna: «Se la pasan tirándose la pelota unos a otros y nosotros en el medio. Cuando asumió Martiniano (Molina, ex intendente de Quilmes), dejaron abandonado un plan de viviendas que habían empezado los que estaban antes y tomaron todas las tierras, fue un desastre. Ahora se formó un asentamiento y los patrulleros no entran para ese lado, te lo dicen así: ‘Ahí no entramos’. Entonces te roban y los chorros se esconden ahí porque saben que no los agarran más, aunque no sean de ese barrio van y se meten. No es política o quién gobierna, es que nosotros quedamos desamparados».

El caso

El crimen de Lucas quedó filmado por las cámaras de seguridad de un vecino. Horas después, y por el relato de varios testigos que lograron identificarlos, detuvieron a dos jóvenes de 19 y 20 años.

Apodados «Convulsión» y «El Verde«, fueron capturados a pocas cuadras del barrio, en Mozart y Storni.

Fuentes policiales confirmaron que uno de los detenidos fue identificado como Rodrigo Rivas (19), a quien señalan como el autor material del hecho. En su casa secuestraron una «campera negra» y «una remera clara» que, siempre según la versión policial, coincidiría con la registrada en el hecho. En ese allanamiento, detuvieron a una tercera persona pero sólo para su posterior identificación ya que no habría tenido ninguna participación en el robo.

Después, en Storni y Jorge Newbery, atraparon a un segundo sospechoso. Se trata de Juan Cruz Nazareno Mejías (20), apodado «Convulsión». A unos metros, en Lugones entre Mozart y Syerra, habrían secuestrado la cuchilla que, presumen, habría sido utilizada para matar a Lucas.

En una conferencia de prensa en la comisaría 1° de Quilmes, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dijo: «Por lo que he hablado con un testigo, ni siquiera hubo una resistencia, fue casi como una intencionalidad de matar. Matar por matar«.

Conferencia de prensa de Sergio Berni por el asesinato de Lucas Iván Cancino. Foto Andrés D'Elía.

Conferencia de prensa de Sergio Berni por el asesinato de Lucas Iván Cancino. Foto Andrés D’Elía.

Además, lamentó: «Soy padre y se me pone la piel de gallina de solo pensar en los padres de Lucas de la manera que han perdido un hijo, no hay ninguna explicación, ni justificación, ni nada que pueda reparar el daño».

«(Son) personas con antecedentes que ya estuvieron presas. Uno de ellos, el 26 de mayo fue preso por el delito de robar una bicicleta. Mirando los libros de guardia de detenidos, uno de ellos entró detenido el 24 de julio a las 20.12 por robo calificado por el uso de armas. ¿Saben cuándo salió en libertad? En menos de cuatro días», se quejó.

La investigación quedó en manos de la fiscal Karina Gallo, de la UFI N° 4 de Quilmes, que indagará a los detenidos este jueves.

Clarin

compartir