Novedades

Una turista estadounidense murió cerca de Tierra del Fuego cuando una ola gigante golpeó al crucero en el que viajaba hacia la Antártida

Una turista estadounidense que viajaba en un crucero a la Antártida murió cuando una ola gigante impactó contra el barco y rompió varios paneles de vidrio en medio de un temporal. Por el impacto también otras cuatro personas resultaron heridas.

El incidente tuvo lugar en el crucero «Viking Polaris» de bandera noruega que hacía pocos días había recalado en el puerto de la ciudad de Ushuaia por primera vez para iniciar sus viajes antárticos utilizando como base a la terminal fueguina.

Según los datos preliminares recabados por las autoridades de la Prefectura Naval Argentina (PNA), el barco tuvo un primer incidente en alta mar con un bote semirrígido, en el que cuatro personas resultaron heridas, y cuando regresaba hacia el puerto de Ushuaia atravesó una tormenta con fuertes vientos, durante la cual murió la turista estadounidense.

A la espera de mayores precisiones cuando exista un informe definitivo de la PNA, los voceros consultados indicaron que la mujer recibió los golpes de una superficie vidriada que se desplomó en medio del temporal.

El crucero retornó por unas horas al muelle local y luego quedó anclado en las inmediaciones mientras comenzó a investigarse una causa judicial por «averiguación de muerte» que se tramita en el Juzgado Federal de Ushuaia, a cargo del juez Federico Calvete, indicaron las fuentes.

«Con gran tristeza confirmamos que un pasajero falleció después del incidente. Hemos notificado a la familia del huésped y compartido nuestras más profundas condolencias», dijeron desde la compañía.

La empresa dijo que está investigando los hechos y que trabaja con los pasajeros y la tripulación para organizar sus viajes de regreso.

El «Viking Polaris», que tiene otros cruceros planeados para esta temporada, fue botado en 2022 y es el más nuevo de la compañía noruega. Su capacidad es de 378 pasajeros y la tripulación de 256 personas, según el sitio oficial.

Se trata de una nave nueva construida este año con 189 camarotes y especialmente equipado para navegar en zonas extremas, según consigan distintos sitios náuticos especializados.

Durante noviembre fallecieron otros tres turistas que realizaban periplos antárticos, uno por causas naturales y dos hombres de 76 y 80 años (también estadounidenses) que cayeron al mar cuando se dio vuelta un bote semirrígido en el que realizaban una excursión.

En ese caso, los visitantes eran pasajeros del «M/V Word Explorer», un crucero antártico de origen portugués que realiza viajes polares para la empresa «Quark Expeditions».

Con información de Télam

compartir