El intendente de Crespo, Darío Schneider, dialogó con Telefe Noticias luego del evento masivo que convocó alrededor de 500 personas sin barbijos ni distancia social en un salón de la localidad entrerriana.

El funcionario afirmó que la fiesta obtuvo la autorización del municipio para funcionar, pero reconoció que la imagen fue preocupante y no deseada.

«Nosotros somos una ciudad que viene con muy pocos casos y hemos tenido durante todo 2020 muchas restricciones, pero hemos habilitado este evento y otros porque las instituciones que los realizan se financian gracias a esto y necesitaban llevar adelante estas actividades», explicó.

Y añadió: «Sin embargo, esto fue una situación no deseada y que nosotros lamentamos. Nos preocupó la imagen y lo que veíamos«.

Sobre el lugar donde se realizó el evento, sostuvo que el espacio es para 2.000 personas, pero aclaró que desde la organización se podría haber evitado la falta de distancia social durante el momento del baile.

Finalmente, concluyó: «Esto es un aprendizaje, es el primer evento de estas características que se hace en la ciudad después de prácticamente un año. Hubo cosas que no estuvieron bien y las reconocemos, hay responsabilidad compartida con el municipio porque podríamos haber evitado la situación si nos anticipábamos un poquito al tema. Asumo la responsabilidad del caso».