La emergencia sanitaria por la pandemia mundial de COVID-19 ha llevado a que cambiemos muchas de nuestras rutinas y conductas, y esto también llega al ámbito ecuménico. Una de las festividades populares más importantes de la región que tiene epicentro en Villa Zorraquín, este año se realizará de forma distinta a lo habitual, no estará abierta la Parroquia para los fieles y no se realizará la tradicional peregrinación a San Cayetano.

El secretario de Coordinación de Gestión Fernando Barboza se reunió con Alberto Zadoyko, de la Comisión Organizadora de la festividad de San Cayetano, y el párroco de Villa Zorraquín Ramón Galarza, a los efectos de coordinar acciones de prevención y de información, dado que no se realizarán encuentros ni ninguna de las celebraciones o actividades habituales, y la Parroquia estará cerrada, por lo cual se aconseja a los fieles no movilizarse por ningún medio hacia la misma.

«El Comité Operativo de Emergencia evaluó el contexto y no están dadas las condiciones para realizar una actividad de estas características. Por eso el intendente Alfredo Francolini nos instruyó para que colaboremos con la comunidad religiosa de la Parroquia San Cayetano apoyándolos en las medidas de prevención. Se desplegará un operativo de información y control, dado que la Parroquia va a estar cerrada. Y las actividades serán todas de manera virtual», dijo Barboza. «Se trata de una celebración muy cara a los sentimientos y a la espiritualidad de muchas personas de toda la región, pero hoy la prioridad es cuidarnos entre todos para evitar la propagación de coronavirus», agregó.