Un día después de la reunión del gobernador bonaerense Axel Kicillof con los intendentes de la costa bonaerense, y preocupado por el imparable alza en los contagios registrados en los últimos días, el presidente Alberto Fernández le propuso a los gobernadores restringir la circulación de modo «uniforme» en todo el país, entre las 23 y las 6.

Según contaron a LA NACION varios de los asistentes a la videoconferencia, que comenzó a las 12.45, el Presidente llevó esta propuesta como modo de frenar una situación que describió varias veces como «complicada». Similar propuesta le llevó Kicillof ayer a los intendentes, antes de recibir el rechazo de los jefes comunales de Pinamar y Mar del Plata, entre otros. «Estamos ya en la segunda ola», dijo Kicillof, en apoyo a la postura presidencial y de acuerdo con la limitación a la circulación de personas en esa franja horaria para intentar frenar los contagios, que rozaron los 14.000 infectados ayer martes.

Setenta y cinco minutos después de lo previsto, Fernández dio inicio a la reunión, en la que está acompañado de manera presencial por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Interior, Eduardo de Pedro; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Un rato después se sumó el ministro de Salud, Ginés González García, luego de culminar otra reunión, según contaron fuentes oficiales.

Lo escuchaban 20 gobernadores (incluido el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que dio positivo de coronavirus en las últimas horas) y cuatro vicegobernadores: los de Chubut, Ricardo Sastre; San Juan, Roberto Gattoni; Santa Cruz, Eugenio Quiroga; y Tierra del Fuego, Mónica Urquiza.

La Nación