Finalmente durante la mañana de este sábado fueron exhumados los cuerpos de las dos niñas misioneras que fueron asesinadas por un grupo de élite del gobierno paraguayo el pasado miércoles.

La información fue dada a conocer por medios de prensa locales, quienes además detallaron que se conformó una gran comitiva que llegó al Cementerio San Ramón de Yby Yaú, Concepción para  la exhumación y posterior traslado a la capital del país, Asunción.
La orden fue de la jueza Lici Sánchez, quien detalló que después de realizadas las diligencias correspondientes, los cuerpos serán entregados a sus familiares, «entiendo que el Ministerio Público es el que maneja la investigación, ellos estarán manejando con nombre y apellido a las personas que pudieran estar acreditando la identidad. Mediante las placas dentales se establecerá las edades de las menores y en cuanto lleguen a Asunción se determinará la hora en que se realizarán las diligencias para que las partes involucradas estén presentes para la seguridad del trabajo», dijo al medio local Pulso Urbano.
El hecho
Cabe recordar que las dos niñas argentinas fueron ultimadas en en un supuesto enfrentamiento con integrantes del grupo guerrillero EPP, murieron por balazos que ingresaron en sus cuerpos “desde atrás hacia adelante”, según confirmó ayer Christian Ferreira, el médico forense que examinó los cadáveres a pedido de la Justicia paraguaya.

Las menores fueron identificadas oficialmente por el gobierno argentino como María Carmen Villalba, nacida el 5 febrero 2009, y Lilian Mariana Villalba, con fecha de nacimiento el 28 de octubre de 2008. La inscripción fue realizada en la ciudad de Clorinda, Formosa, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación. Tienen 11 años una y la otra cumpliría 12 el mes próximo.

La confirmación de la forma de muerte y las heridas que recibieron las niñas es clave porque derriba de plano la versión del gobierno paraguayo que aseguraba que las muertes se habían producido en un enfrentamiento.

La autopsia determinó que el primer cuerpo “tenía seis heridas de arma de fuego: dos disparos en el glúteo lado derecho, uno en la región axilar derecha, uno en el tórax y dos en la pierna izquierda, uno en el muslo y otro por debajo de la rodilla”, dijo el forense Ferreyra en declaraciones a Radio Monumental de Asunción.

“El cuerpo dos tenía dos heridas de bala y un refilón. Una a nivel del cuello. Que entró del lado derecho y salió del lado izquierdo. Otra a nivel abdominal, a nivel del ombligo. Estaba en la misma posición. En situación de huida. Los dos cuerpos estaban boca abajo y tenían heridas de atrás hacia adelante. Probablemente estaban huyendo, es lo que presumimos nosotros, y es lo que dijeron (en el lugar) también los integrantes del grupo táctico”, agregó.

Por su lado, el gobierno paraguayo siguió insistiendo ayer en que se trató de un enfrentamiento. Sin embargo, ya en horas del mediodía el presidente Mario Abdo Benítez se mostró compungido y reflexivo por la muerte de las menores en contraste al entusiasmo que había manifestado el día anterior. Dijo que él también tiene hijos de esa edad y le dolía las muertes, pero insistió en enmarcarlas en un supuesto enfrentamiento con el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

La niña María Carmen figura como hija de la abogada Miriam Villalba, que reside en Argentina y es hermana de Osvaldo Villalba, líder de la organización. La mujer designó como abogada en Asunción a Daisy Irala para que realice gestiones de repatriación de los cadáveres.

El territorio