El gobierno porteño pretende que las clases se den en forma presencial en espacios públicos como parques, plazas y calles desde el lunes 28 de septiembre.

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, le entregó “La propuesta de retorno a la presencialidad” a su par de Nación, Nicolás Trotta. Ahora la comisión del Palacio Sarmiento dispone de cinco días hábiles para analizar la iniciativa y elevar un dictamen.

Se habilitará una por barrio en un horario entre las 9 y 12. La capacidad será de un máximo de dos grupos de 10 estudiantes por parque, en turnos de una hora y 15 minutos. La actividad estará a cargo de personal docente e integrantes de la red de apoyo del ministerio de Educación.

Para los chicos del primer ciclo de primaria, que tienen menor grado de autonomía, se pensaron talleres de lectura en espacios públicos. Se llevarán adelante en coordinación con la cartera de Cultura y ONGs afines.

El segundo grupo al que apunta a la propuesta es a los estudiantes de quinto año, tanto de escuelas públicas como privadas, que están cerrando su escolaridad obligatoria. Para ellos, se contemplan clases dos veces por semana entre las 10 y las 12 con el mobiliario de las escuelas al aire libre y sin cortar calles de alta circulación, a cargo de la dirección de cada establecimiento.

En la Ciudad, hay 170 secundarias estatales y 349 privadas. De acuerdo al relevamiento oficial, el alcance total de la propuesta es de 30.502 alumnos, pero las privadas deben pedir permiso para que se habilite el espacio en las calles.

La tercera propuesta apunta a los estudiantes del nivel superior, tanto en el sector estatal como privado, al borde terminar la carrera, que necesitan dar exámenes finales presenciales para insertarse laboralmente. Para ellos se habilitarán espacios abiertos, aunque es un universo reducido, de apenas 1.782 alumnos.