Conocido es el decreto presidencial de necesidad y urgencia Nº 714/20 , el área metropolitana de Paraná (Capital, San Benito, Colonia Avellaneda y Oro Verde) y la ciudad de Gualeguaychú, donde son declaradas en aislamiento social, preventivo y obligatorio en fase 3 hasta el 13 de septiembre inclusive.

La medida fue dispuesta por el gobierno nacional con la recomendación de las autoridades de salud. La decisión se funda en la necesidad de oxigenar el sistema de salud para favorecer la reorganización de la red de servicios frente a la pandemia.

En este marco, la actividad de sectores como la gastronomía y hotelería, en muchos casos se encuentra paralizada por completo, mientras que una pequeña porción de ella sigue en escaso funcionamiento, por los decretos del Gobierno publicados a nivel nacional.

Ante la grave situación que atraviesa el sector gastronómico y hotelero del país y particularmente la ciudad de Gualeguaychú ya que sus actividades están vedadas al turismo, siendo su principal fuente de ingreso, y teniendo que cumplir con obligaciones impositivas, salariales y de servicios, se enfrentan a una situación difícil de sobrellevar.

En este sentido una de las empresarias hoteleras de la ciudad del sur entrerriano titular del Hotel Abadía, hizo llegar su reclamo e indignación a nuestro medio, ante la actitud asumida por la compañía eléctrica Cooperativa Eléctrica Gualeguaychú.

En primer término venimos de lograr se una Ley de Emergencia Turística con la idea de poder seguir adelante y con pocas certezas de como y sí, llegaremos al final de esta pandemia, para continuar con nuestros emprendimientos, sin embargo para la compañía de energía de Gualeguaychú, nos cortó el servicio, por falta de pago.

Desde el vamos es indignante, señaló la empresaria, pero lo es aún mas cuando al pedir el plan de pago para de alguna forma pagar el servicio que no utilizamos porque estuvo «cerrado» «sin un pasajero», vemos los intereses usurarios que ejecutan y adicionan a un pago que ya era imposible de abonar, señaló.

Y agregó desde marzo no abonamos el servicio, porque ante la situación de pandemia priorizamos pagar las leyes sociales de nuestros empleados por ejemplo, ya que de la noche a la mañana nos quedamos sin ingresos.

Siguiendo con su reclamo señaló una factura del mes de marzo de $ 47.000 con intereses se va a $ 66.000. en abril y así sucesivamente.

Por último señaló si hoy o mañana o la próxima semana nos permiten continuar con nuestra actividad, el hotel Abadía, no podría hacerlo porque nos cortaron el servicio y afrontar el pago de estas facturas es un hecho imposible, finalizó.

La energía eléctrica es un servicio esencial y tratándose de una cooperativa deberían al menos contemplar que están al frente de una empresa de servicios, que no hace beneficencia pero tampoco debe actuar  una financiera.

Una situación sinceramente absurda la actitud de la Cooperativa Eléctrica de Gualeguaychú que pone en riesgo aún mas a los empresarios privados que apuestan al desarrollo y empleo.

Fuente: Cadena Entrerriana