El hecho comenzó el viernes por la nocha en una finca ubicada en la calle Paysandú entre Atenas y José Hernández, en Florencio Varela al sur del Gran Buenos Aires.

Voceros judiciales informaron a Télam que al menos seis personas irrumpieron a las patadas a la vivienda, armados con palos y piedras que comenzaron a arrojarle al morador, apodado “Chaco”.

Es que acusaban al hombre por un supuesto caso de abuso sexual, por lo que comenzaron a gritarle “violín” y lo golpearon, tanto a él como a su concubina, identificada por la Justicia como Carina Verónica Souco (47).

En esas circunstancias, “Chaco” comenzó a defenderse con un cuchillo, sin poder lesionar a ninguno de los atacantes, pero sufrió cortes en la cabeza y en los brazos, y luego escapó.

Tras el ataque, las personas sustrajeron algunos elementos de la casa, como un colchón que prendieron fuego en la calle, y un equipo de música, según relataron testigos.

De acuerdo a las fuentes, 15 minutos más tarde los atacantes volvieron a ingresar a la propiedad e iniciaron un foco ígneo en el dormitorio donde se encontraba Souco, en la parte trasera de la finca, quien no pudo abandonar la habitación.

Finalmente, el hombre regresó a su casa y encontró fallecida a su pareja, a quien vio “prendida fuego”, según relató posteriormente a los efectivos policiales que realizaron las actuaciones en el lugar.

Un médico policial constató la muerte de la mujer y luego se ordenó el traslado del cuerpo a la morgue judicial de Quilmes, donde mañana se realizará la autopsia para determinar el motivo certero que provocó su deceso.

Interviene en la causa la fiscal Nuria Gutiérrez, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 Descentralizada de Florencio Varela, dependiente del Departamento Judicial de Quilmes, quien dispuso una serie de medidas tendientes a identificar a los atacantes que generaron el incendio que derivó en la muerte de Souco.