En este día especial, Día de la Enfermería, quiero enviar un afectuoso saludo a todos/as nuestros/as enfermeros/as, quienes con valerosa vocación de servicio trabajan cotidianamente para prevenir enfermedades y promocionar la salud.

En un año en que la salud pública estuvo en el centro de las preocupaciones y prioridades de los Estados de todo el mundo, un año en que supimos reconocer la importancia de que el derecho a la salud sea una realidad, en que entendimos que cuidarnos es cuidar a nuestra comunidad; valorar el trabajo de las enfermeras y enfermeros tiene un sentido distinto, particular.

Son trabajadores y trabajadoras de la salud que muchas veces no reciben el reconocimiento que se merecen. Son quienes están en el día a día, a toda hora, con el o la paciente; por eso muchas veces son quienes mejor conocen su estado de salud. Durante la pandemia, han realizado un trabajo heroico, extraordinario, poniendo en riesgo sus propias vidas para enfrentar la situación de emergencia sanitaria y garantizar el derecho a la salud de la población.

Ello debe ser reconocido y valorado en su justa medida; debe haber aplausos, pero también -y sobre todo- deben mejorarse sus condiciones de trabajo y su salario debe ser acorde al enorme aporte social que realizan.
Por eso, en este día, además de los saludos y homenajes, tenemos la obligación de agradecerles por tanto esfuerzo puesto en cuidar la salud de nuestro pueblo y de acompañarlos/as en sus reclamos por mejores condiciones de trabajo.

Feliz día para todas/os las/os enfermeras y enfermeros de nuestro país, y particularmente a los y las concordienses.-

JUAN CARLOS CRESTO
Presidente del Consejo Departamental del Partido Justicialista de Concordia